3/5/08

El Hombre de Acero viene para quedarse



Dir.: John Favreau
Int.: Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Terrence Howard, Jeff Bridges
¿De qué va?: Tony Stark es un mujeriego multimillonario y fabricante de armas que tras sufrir un accidente provocado por una de sus armas decide combatir a las fuerzas del mal enfundado en una armadura de última generación fabricada por él mismo.

Opinión: El cine de superhéroes se ha convertido en un género en sí mismo con mucho tirón comercial. Gracias a los éxitos conseguidos por Spiderman y compañía, los grandes estudios no se cortan un pelo en llevar cómics a la gran pantalla, aunque no sean muy populares. Dado que una película de estas características suele ser un valor seguro en taquilla, Marvel ha optado por crear su propia productora cinematográfica con el fin de controlar mucho más de cerca el proceso creativo, y sacar más tajada evidentemente. Iron Man es la primera película que producen, y aunque sus aventuras no sean muy conocidas para el gran público todo apunta a que nos encontramos con el inicio de una prometedora saga cinematográfica.


El director Jon Favreau (que también se reserva un pequeño papel en la cinta) ha sabido combinar los ingredientes básicos de un blockbuster manteniéndose fiel al espíritu del personaje. El resultado es una película entrenidísima de principio a fin, con buenas escenas de acción y algunas dosis de humor del bueno. Olvídense de los chistes infantiles de Los 4 fantásticos, el humor de Iron Man contiene frases de doble sentido y mucho sarcasmo.
Las secuencias de acción y efectos especiales son bastantes aceptables, si bien la pelea final es más breve de lo que se desearía. Incluso situándose dentro del esquema habitual que se emplea para las películas en las que se presenta al superhéroe, se ha sabido introducir algunos cambios que la hacen diferente, como un comienzo que te mete de lleno en la acción o un héroe fuera de lo común.


Y es que Tony Stark no podría ser otro que Robert Downey Jr. La fuerte personalidad y carisma del actor se acoplan perfectamente al Hombre de Acero, convirtiéndose en una de esas interpretaciones de las que no te puedes imaginar a cualquier otro en el mismo papel. Sabe adaptarse a las distintas facetas por las que pasa su personaje, desde la de un hombre mujeriego y fiestero hasta la de uno concienciado y heróico.

Del resto del reparto habría que destacar a una guapísima Gwyneth Paltrow como la chica de turno. Aunque algunos les pueda parecer una historia de amor sosa agradezco que se hayan centrado más en la complicidad entre Starks y su secretaria Pepper Potts que en el típico romance. Y de verdad que tenía ganas de volver a ver a la Paltrow en una película importante de verdad.
Por otra parte tenemos a Terrence Howard como el amigo fiel del protagonista, un personaje que no da para mucho en esta película pero que como los conocedores del cómic sabrán adquirirá mucha importancia en el futuro. Cierta frase pronunciada por él hacia el final de la película no está ahí por casualidad. Jeff Bridges como villano no está mal, pero nunca sientes que sea un enemigo muy peligroso para nuestro superhéroe, no impone demasiado.


En resumidas cuentas, Iron Man son dos horas de pura y espectacular diversión, con mensaje sobre el uso indebido de las armas incluído (aunque los americanos se laven las manos). Es de agradecer que, aún habiendo muchas tramas que se podrán utilizar en una secuela, no dejan ningún fleco suelto, siendo una película completa que tan sólo deja pistas sobre lo que puede pasar en el futuro, alejándose de esa nueva manía de no dar las historias por terminadas. Por cierto, si son pacientes y esperan hasta el final de los créditos hay una pequeña sorpresita que no deberían perderse. Eso sí que es crear expectación.

***1/2