4/12/15

O.C: Verano del 42 (1971)

Poster Summer of 42¿De qué va?: Tres amigos adolescentes pasan sus vacaciones de verano en una isla de Nueva Inglaterra. Mientras sus dos compañeros se interesan por las chicas de su edad, Hermie se enamora de una mujer, Dorothy, casada con un piloto militar. Hermie le brinda su amistad a Dorothy mientras su marido está luchando en el frente, sin saber que ese verano acabaría marcándolo para siempre.

Reputación: Película dirigida por Robert Mulligan basada en las memorias de Herman Raucher, quien, a diferencia del cauce habitual, redactó primero el guión y después el libro, durante la fase de post-producción, para ayudar en la promoción del estreno. Raucher empezó a escribir la historia como homenaje a su amigo Oscy, que murió en la Guerra de Corea, aunque poco después se dio cuenta de que, a pesar de haber pasado buena parte de su juventud con él, jamás habían tenido una conversación profunda, y prefirió centrarse en Dorothy, de la que no había vuelto a saber nada desde el final de los hechos narrados en el film. La historia es muy fiel al verano del año 42 vivido por Raucher en la isla de Nantucket, de hecho, no cambió ningún nombre. La película fue originalmente prohibida en Irlanda en el año de su estreno, en 1971, porque mostraba a un menor de edad comprando preservativos en una farmacia (los anticonceptivos estaban prohibidos en Irlanda por aquel entonces). Finalmente, fue estrenada en cines irlandeses, sin cortes, en el año 1979. El film ganó varios premios, y cuatro nominaciones a los Oscar: guión original, montaje, fotografía y banda sonora, ganando este último gracias a la partitura compuesta por Michel Legrand. De entre todas las cartas de mujeres que aseguraban ser Dorothy recibidas por Raucher cuando se estrenó la película, reconoció en una de ellas la escritura de la auténtica, quien le había escrito para saber si lo había dejado psicológicamente afectado y  para contarle que era feliz.

Verano del 42

Comentario: La frase promocional del cartel dice “En la vida de todo el mundo hay un verano del 42”, y no le falta razón. El verano es un período en que la ausencia de actividad laboral o estudiantil incita no sólo al descanso, sino a centrar nuestros esfuerzos en resolver asuntos personales importantes de cara a comenzar una nueva etapa de nuestras vidas cuando llegue el otoño. El de estos chavales es perder la virginidad, en una época en la que la desinformación era tal que había que recurrir a libros de sexualidad conseguidos furtivamente para saber cómo se hacía. La película está llena de esos curiosos detalles de época, con un protagonista que parece estar ya embargado por la nostalgia que vendrá a él cada vez que rememore ese verano, en el que primero se quedó cautivado de la belleza y la simpatía de una mujer (perfecta Jennifer O’Neill), para luego enamorarse al descubrir su fragilidad, marcando así un agridulce despertar sexual. Delicada y melancólica película sobre ese verano que marca el fin de la inocencia y el principio de la decepcionante madurez.

Próximo visionado: El doctor Frankenstein (1931)