5/12/15

Espía con clase

Poster Operacion UncleAntes  de que Hollywood encontrase en la revisión de cuentos tradicionales y en los superhéroes el filón que necesitaba para mantenerse a flote, lo intentó en los años 2000 con adaptaciones de series televisivas de los 60, 70 y  80: Los ángeles de Charlie (2000), Los hombres de Harrelson (2003), Corrupción en Miami (2006), Superagente 86 (2008)… Sin embargo, ninguna logró convencer ni a los fans nostálgicos ni a los espectadores neófitos, fracasando en su propósito de convertirse en nuevas y lucrativas franquicias en la línea de Misión: Imposible. El último y tardío intento, Operación U.N.C.L.E, no parece que vaya a ser la excepción, pese a tener un acabado más que decente.

Uncle

Basada en la serie de los años 60 emitida en España bajo el título El agente de CIPOL (The Man from U.N.C.L.E.), se ubica en la Guerra Fría para narrar la imposible alianza que se forja entre un agente de la CIA, Napoleon Solo, y uno  del KGB, Illya Kuryakin, para trabajar juntos en una misión consistente en infiltrarse en una organización criminal que trafica con armas y tecnología nuclear. Guy Ritchie dirige la película (de la que en principio se iba a encargar Steven Sorderbergh) con una mesura alejada de su hiperbólico estilo; resuelve las secuencias de acción con aportaciones interesantes, como una cámara aérea que se mueve entre los distintos puntos donde se sucede la acción, contribuyendo a que estemos siempre ubicados, y se olvida de esa cámara lenta de la que tanto abusó en Sherlock Holmes y secuela, logrando un mejor equilibro entre clasicismo y modernidad.

Uncle2

Elegancia es la palabra que mejor define esta película: los sofisticados y elitistas ambientes italianos, la soleada fotografía, el vestuario impecable, la chispeante banda sonora o el porte y la dicción de sus intérpretes dan fe de ello. Henry Cavill y Armie Hammer dan el pego, aunque no haya demasiada química entre ellos, pero es Alicia Vikander quien siempre consigue desviar la atención hacia ella, incluso cuando se pone a bailar en un desenfocado segundo plano. No es que tenga un gran papel entre manos, pero la actriz sueca tiene una fotogenia y un carácter que no la hacen pasar desapercibida, lo contrario a una película que, en su conjunto, es muy correcta pero que carece de más alicientes.

D3S_1223.DNG

A la escasa química en su pareja protagonista debemos sumar una trama de espionaje del montón y poco sorpresiva, una vis cómica que funciona a medio gas y un desenlace que evidencia que esto se trata del episodio piloto de una saga que nunca llegará; los 108 millones de dólares recaudados a nivel mundial se antojan insuficientes para que su equipo, embarcado en proyectos más interesantes y lucrativos, repita en una segunda vuelta. Al menos, tiene el mérito de ser más digna que todas las películas mencionadas en el primer párrafo, aunque también es verdad que el listón no estaba precisamente alto.

6/10