8/5/13

O.C: Besos robados (1968)

Poster Besos robados¿De qué va?: Tras ser expulsado del ejército por insubordinación, Antoine Doinel visita a su antigua novia, Christine Darbon. El padre de ésta le encuentra trabajo como vigilante nocturno en un hotel, pero tras sufrir un engaño por parte de un detective privado, Antoine es despedido. Sintiéndose culpable, el detective le ofrece trabajo en su agencia, donde el joven intenta demostrar su valía aceptando encargos menores.

Reputación: Visto el rotundo éxito de Los 400 golpes y tras varios trabajos de diferente factura, el productor Pierre Roustang le propuso a François Truffaut el rodaje de un episodio dentro de una película, junto con otros cuatro directores, que se llamaría El amor a los veinte años. En su cortometraje, Antoine y Colette, Truffaut recuperó el personaje protagonista de Los 400 golpes, Antoine Doinel, interpretado por el mismo actor, Jean-Pierre Léaud. El filme resultó un considerable fracaso, pero contribuyó a que posteriormente Truffaut retomara las andanzas de Doinel en otras tres películas: Besos robados, Domicilio conyugal y El amor en fuga. Besos robados posee un tono cómico, radicalmente opuesto al dramatismo de Los 400 golpes y al sentimentalismo adolescente de Antoine y Colette. El filme surgió durante las revueltas juveniles contra el general Charles De Gaulle en mayo de 1968 y hay una dedicatoria a Henri Langlois, destituido por el gobierno de su puesto en la cinemateca francesa, que se puede ver en pantalla tras unas puertas cerradas del Musée du cinéma de París. Besos robados fue un inesperado éxito tanto dentro como fuera de las fronteras de Francia, éxito desconocido para el cineasta desde Los 400 golpes. Fue nominada tanto al Globo de Oro como al Oscar a mejor película de habla no inglesa.

Besos robados

Comentario: Besos robados demuestra que hacer comedia ligera no implica ser superficial. La película bucea por diferentes clases de amor (el natural, el platónico, el obsesivo…) a través de la mezcla de cotidianeidad y fantasía que envuelve a las aventuras de Antoine Doinel, quien afronta sus relaciones con las mujeres con la torpeza, la picardía y la ingenuidad que le caracterizan. No creo que sea la película sobre el amor  juvenil definitiva como he llegado a leer por ahí, pero sí que se ha ganado a pulso mi simpatía por su encantadora historia ambientada en un marco tan incomparablemente romántico como París.

Próximo visionado: Danzad, danzad, malditos (1969)

2 comentarios:

Chechu dijo...

Antoine Doinel, un niño perdido. No sé si recuerdas mi rincón sobre él... hace ya más de un año :(

Prometo cargar las pilas y volver a The Other Fanboy en próximas fechas. Este curso ha sido y está siendo muy duro!

Buena reseña! ;)

Jorge Blanch dijo...

Sí que me acuerdo. De hecho, la leí antes de escribir esta entrada ;)

Saludetes!