22/1/13

¡Oh, presidente! ¡Mi presidente!

Poster Lincoln

Dir.: Steven Spielberg
Int.: Daniel Day-Lewis, Sally Field, Tommy Lee Jones, David Strathairn, Joseph Gordon-Levitt, Lee Pace, Hal Holbrook, Gulliver McGrath
¿De qué va?: En 1865, mientras la Guerra Civil Americana se acerca a su fin, el presidente Abraham Lincoln propone la instauración de una enmienda que prohíba la esclavitud en los Estados Unidos. En una carrera contrarreloj para conseguir los votos necesarios para ser aprobada, Lincoln se enfrenta al desafío más grande de su carrera política.

Reseña: Se ha dicho mucho que Lincoln es la película menos “spielberiana” de la filmografía del conocido como Rey Midas de Hollywood, al ser un filme en el que prima el guión, autor del dramaturgo Tony Kushner, por encima del sentido del espectáculo y la emoción para toda la familia que tanto le gusta al cineasta. Yo no estoy de acuerdo con esa afirmación, porque aunque sea verdad que se trata de su película más intimista, su búsqueda de la grandilocuencia y la emotividad destinada al gran público permanece intacta, convirtiendo al filme en un super discurso creado para alimentar el ego del pueblo norteamericano.

Lincoln3

Lincoln no es un biopic sobre la vida del famoso presidente de los Estados Unidos, sino una recreación de los acontecimientos que se desarrollaron en torno a la aprobación de la 13ª enmienda que abolió la esclavitud. La figura de Lincoln sólo es la punta de una pirámide asentada sobre un numeroso grupo de personajes que jugaron diferentes papeles en la aprobación de la ley. Es necesario tener alguna noción de política americana para no perderse en en la trama y en las largas conversaciones que se llevan a cabo en los despachos, y aún así, desconozco la emoción y el interés que pueden sentir algunos ante los eternos y arrítmicos diálogos sobre estratagemas políticas y en los momentos en los que a Lincoln le da por contar batallitas ante la admiración de los que lo rodean.

Lincoln2

En realidad, el conflicto se reduce a que Abraham Lincoln es un santo que quiere abolir la esclavitud por encima de todo, que los demócratas son muy retrógrados, que los sureños son muy muy malos y que los negros esperan a ser salvados por su presidente. La película no quiere saber nada de que la abolición de la esclavitud haya sido ante todo una estrategia para debilitar al Sur durante la guerra, prefiere potenciar la leyenda del presidente, un hombre recto y formidable que jugaba con su hijo pequeño mientras se decidía el futuro de América. Ni siquiera se aprovecha la subtrama del hermano mayor (un fugaz Joseph-Gordon Levitt) que quiere luchar en la guerra con la contradicción que supone que su padre, líder de uno de los frentes rivales, no consienta que ponga su vida en peligro como sí hacen sus votantes. Aquí todo es blanco o negro, y el dilema moral queda relegado a un segundo plano.

Lincoln

Como es de esperar, Daniel Day-Lewis hace una interpretación irreprochable, de ésas que asocian a actor y personaje de por vida, aunque la verdad es que me pareció más interesante la labor de Tommy Lee Jones como el más aireado defensor de la causa. Sally Field también está muy bien aunque su Mary Todd me pareció algo irritante y el personaje de herencia teatral más marcada. El extenso reparto está plagado de actores de renombre en papeles menores que les impiden estar a la altura del trío de personajes principales. El apartado técnico y artístico también raya un gran nivel, con una notable banda sonora de John Williams que puede pasar desapercibida y ciertas imágenes que parecen cuadros de la época, pero tratándose de Steven Spielberg es lo menos que se puede pedir. El resto son dos horas y media farragosas de intriga política y teatralidad desenfocada a mayor gloria de la figura del presidente norteamericano, héroe y estrella del pueblo yanqui desde tiempos inmemorables.

5/10

5 comentarios:

mge dijo...

Duro con Spielberg!!

Isadora Erre dijo...

Una de las cosas que le hacen mal a la humnidad es el chovinismo, y esta pelicula exagera en ello. Cansa la mitificación que se hace de un personaje que ya lo está. Pelicula que en vez de fijar la mirada en quienes luchan, lo hace en quienes mandan a luchar.

Blanch dijo...

Muy buena observación, sí señor.

Saludos!!

manipulador de alimentos dijo...

Un gran personaje, en su faceta política y personal, pero demasiado charleta, en esta versión, un vara, sermoneador, y a ratos incluso un tanto lunático. Y todo en esa manera tan Spielberg, de resaltar emociones de forma descarada a través de la música, de abrazos del 'todosjuntosporfin', tan impositivo en sus sentimientos... Pero un personaje como Lincoln no puede producir una mala película y de estas tampoco Spielberg sabe hacerlas. Un saludo!

Blanch dijo...

Entonces Abraham Lincoln: Cazador de vampiros no es mala película no? Ojo, que a mí esa peli no me disgustó! Yo no creo que el Lincoln de Spielberg sea mala pero sí fallida para todos aquellos que no comulgan con el estilo del director.

Saludos!