25/2/12

El abismo tras el clímax

Poster Shame

Dir: Steve McQueen
Int.: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie
¿De qué va?: Brandon es un neoyorkino de treinta y tantos años que para evadirse del trabajo se deja llevar por sus pulsiones sexuales seduciendo a mujeres o viendo pornografía por internet. Pero el ritmo metódico y ordenado de su vida se altera con la llegada de Sissy, su inestable y problemática hermana.

Reseña: Todos hemos necesitado alguna vez de alguna droga o estímulo para evadirnos de lo que nos atormenta, de algo que consiga hacernos sentirnos bien aunque sólo sea por un breve período de tiempo cuando no estamos en paz con nosotros mismos. De este tipo de sedantes hay para todos los gustos, tan inofensivos como un té o hacer ejercicio y tan nocivos como el alcohol, las drogas duras y autolesionarse. En el caso de Brandon, él necesita constantemente el placer que le brinda el orgasmo para sobrellevar cada día de su solitaria existencia autoimpuesta.

Shame3

Su hogar es un lugar aséptico, sin decoración ni fotografías, pero lo suficientemente elegante para que las mujeres que lleva cada noche se sientan cómodas y disfruten. No sabemos nada de su pasado, tan sólo llegamos a descifrar que pasó algo terrible que lo ha convertido en lo que es, algún trauma que comparte con su hermana, una joven que también padece un gran trastorno emocional pero que lo combate de una manera radicalmente opuesta: mientras él evita cualquier contacto íntimo más allá del sexo, ella tiende a depender de los hombres, emocionándose fácilmente con cualquiera que le preste un mínimo de atención. El choque entre estos dos animales heridos cuando descubren sus respectivas flaquezas es inevitable.

Shame2

Michael Fassbender es muy bueno al transmitir esa imagen de triunfador que transmite Brandon a sus compañeros de trabajo y a las mujeres, pero es mejor aún cuando saca a la superficie lo destrozado que está en su interior, diciéndolo todo sin decir ni una sola palabra que lo describa. Carey Mulligan también está maravillosa como la otra cara de la misma moneda, tan frágil y voluble, como ese momento en el que canta la versión más melancólica y taciturna de New York, New York que jamás se haya podido escuchar.

Shame

Steve McQueen se vale de muchas panorámicas, travellings y primeros planos para transmitir el conflicto interior de Brandon, y es que Shame es el exhaustivo retrato de un personaje, y por tanto, la película se concentra en torno a la muestra del carácter del protagonista antes que en desarrollar una historia como marca la tradición. Por eso, las escenas de sexo explícito son totalmente justificadas y ni siquiera pueden considerarse pornográficas, porque están tan empapadas del sufrimiento de Brandon que es muy difícil sentir algún tipo de excitación al contemplarlas. Y tras este viaje a los bajos fondos de la élite de Nueva York, vuelve a surgir una cuestión universal: ¿Puede una persona cambiar o está condenada a reincidir en sus mismos errores? No hay respuesta fácil.

9/10