18/6/11

La larga y dorada melena de Disney

100321.A01_P0000Ii_SPA-ES.inddTenía mis reservas con la última película de animación Disney sin Pixar de por medio, aunque en realidad eran tonterías, como que el diseño de los personajes me recordaba a esas películas en cadena protagonizadas por la muñeca Barbie, o que obtuviera mucho más éxito en taquilla que la ejemplar Tiana y el sapo, lo que seguramente haya provocado que el estudio se piense y mucho volver a sacar un filme en 2D. Pero como una buena amiga me dijo una vez, las películas de animación no suelen decepcionar, probablemente sea el género que menos descalabros produzca al año; y Enredados se encuentra entre lo mejorcito que ha dado la última cosecha animada.

Enredados 
Fue bastante evidente el salto de calidad que dieron las películas Disney cuando John Lasseter asumió la dirección del estudio, no hay más que comparar Chicken Little con Bolt, pero lo mejor es que han sabido subir el listón sin que el estilo Pixar haya absorbido al de Disney, al contrario, permanece la magia que ha caracterizado siempre al hogar de Mickey Mouse. Aun con su deslumbrante animación tridimensional, Enredados sigue la estela de los clásicos del estudio, tanto en la narrativa como en los personajes y en la construcción de la historia, pero modernizando un poco las situaciones y los modelos sexuales sin resultar forzosamente ‘guays’, véase por ejemplo al protagonista masculino de la historia, un ladronzuelo que construye su personalidad y reputación en base a los arquetipos heroicos que los propios cuentos Disney han perpetuado desde sus comienzos hace ya 50 años.

Enredados2 
Romance, aventuras, humor, tragedias, aprendizaje personal… la combinación de elementos clásicos que reporta Enredados, una revisión inteligente y muy divertida del cuento de Rapunzel, resulta muy atractiva y satisfactoria, tanto para los críos como para los que hemos crecido yendo cada año al cine a ver las películas con las que nos obsequiaba Disney cada año. Solo tengo un pero importante: las canciones son simplonas y ñoñas, están muy por debajo del repertorio de Tiana y el sapo pero al menos cumplen su función sin chirriar demasiado.

8/10

1 comentario:

C.R. dijo...

Completamente de acuerdo. Además, hay una escena de una sartén que me hizo reír muchísimo :-)
Un saludo Blanch.