12/6/11

Dignidad mutante

untitled 
Dir.: Matthew Vaughn
Int.: James McAvoy, Michael Fassbender, Kevin Bacon, January Jones, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Rose Byrne, Jason Flemyng, Álex González
¿De qué va?: Durante los años 60, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, la comunidad mutante comienza a hacerse notar. Es entonces cuando se conocen Charles Xavier y Erik Lehnsherr, antes de que cambiaran sus nombres por los de Profesor X y Magneto e iniciaran una eterna guerra entre los mutantes afines a los humanos y los que quieren prevalecer sobre ellos.

Reseña: Sacar una precuela de X-Men parecía la opción más viable para seguir haciendo caja con la franquicia, puesto que cerrada la trilogía principal el único personaje al que se le ha confiado un spin-off en solitario es Lobezno.  Lo malo de las precuelas es que normalmente ponen en imágenes cosas que se sabían, se intuían o que simplemente no necesitaban ser contadas, pero la cosa cambia cuando nos referimos a un universo tan rico y complejo como el de la patrulla de los mutantes.

X-Men 
Y es que cualquier seguidor del cómic o de las películas desea saber cómo pasaron el Profesor X y Magneto de camaradas a rivales, o cómo se convirtió Mística en una mujer tan confiada y sensual. Estas incógnitas y otras muchas quedan resultas en X-Men: Primera generación con la hondura y el esmero necesarios gracias al excelente trabajo de Matthew Vaughn, al que ya podemos considerar como parte de la élite de ‘directores artesanos’ de Hollywood junto a Christopher Nolan o David Fincher. Vaughn pasa del trabajo pirotécnico de Brett Ratner de X-Men 3: La decisión final y recoge el testigo dejado por Bryan Singer en las dos primeras partes (la historia de esta precuela parte de él), atendiendo a la interacción de los personajes y a sus dilemas morales sin dejar de lado la espectacularidad visual. Es más, la ambientación sesentera y la crisis de los misiles de Cuba como trasfondo histórico le da un plus de interés y le sienta como un guante a la cronología de los mutantes, y sin recurrir a la estampa oscura y gótica que tan de moda se ha puesto tras el pelotazo del Batman de Nolan.

X-Men2 
Otro tanto para Vaughn reside en que se haya decantado por escoger a actores antes que a estrellas, lo que se traduce en un trabajo de casting excelente en el que brilla con luz propia Michael Fassbender, haciéndose dueño y señor de la película con la imponente mezcla de humanidad y crueldad con la que dota al personaje de Magneto. A su lado, James McAvoy no desmerece en absoluto y del resto podríamos destacar a un recuperado Kevin Bacon, la reluciente belleza de January Jones y a dos prometedores jóvenes como son Jennifer Lawrence y Nicholas Hoult que no permiten que las toneladas de maquillaje tapen sus valiosas interpretaciones.

X-Men3 
Guiños a los fans, cameos, un prólogo brillante, secuencias de acción sensacionales, momentos de gran tensión dramática… Todo lo que podemos desear de una película de X-Men lo encontraremos en Primera generación, la mejor entrega de la franquicia y una de las mejores películas de superhéroes en general. Incluso sus dos horas y cuarto de duración se quedan cortas y nos dejan con ganas de  una continuación que reúna los mismos alicientes mas otros muchos que estén por descubrir.

8’5/10

5 comentarios:

Chechinho dijo...

La verdad es que me sorprendió: es buena. No para un 8'5, exagerado, pero sí para un 7, que es la nota máxima que le puedo dar a una película eminentemente comercial y de entretenimiento.

Me gusta la crítica velada que haces a Nolan. Este X-Men bien podría ser Origen o The Dark Knight. Es cine del mismo nivel.

Blanch dijo...

En realidad no critico a Nolan sino a los que han venido después a sumarse al carro de la temática "oscura", que quede claro ;)

mge dijo...

Todo el mundo ha hablado bien de esta película. No sigo a Vaughn pero me gusta la saga X-Men (supongo que en el fondo quiero ser un mutante :P)

De esta semana no pasa!

daniel dijo...

Opino como vos... Un trabajo muy notable =)

Saludos!

Moonlight dijo...

A mí también me gustó mucho, y tienes razón: McAvoy y Fassbender llenan la película con sus interpretaciones. En cambio, January Jones me dejó fría, la encuentro demasiado inexpresiva. No sé cómo es el personaje de Emma Frost en los cómics, pero en la peli ni pincha ni corta, la verdad.