25/9/09

Tarantino el bastardo

Malditos bastardos 
Dir.: Quentin Tarantino
Int.: Brad Pitt, Christopher Waltz, Mélanie Laurent, Diane Kruger, Eli Roth, Til Schweiger, Daniel Brühl, Michael Fassbender
¿De qué va?: Durante la ocupación alemana en Francia, un grupo de soldados judíos conocidos como los bastardos, se dedica a exterminar nazis allá por donde pasan. Mientras, una joven llamada Shosanna que perdió a su familia a manos del llamado caza judíos planea su venganza.

Opinión: No hace falta haber hecho una tesis sobre el cine de Quentin Tarantino para darse cuenta de sus rasgos, virtudes, defectos y obsesiones. Es evidente que Tarantino tiene una forma de hacer cine que sin ser del todo original es perfectamente reconocible, dirige las películas como él quiere y gracias a la mayoritaria respuesta positiva del público los estudios le dan completa libertad creativa. Por todo esto no sorprende que se haya saltado las clases de Historia del Mundo y haga la película sobre la 2ª Guerra Mundial sin tener en cuenta la veracidad histórica. Y a nadie le molesta.

Malditos bastardos2 
Malditos Bastardos es una película 100% Tarantino, por lo que no pueden faltar los dilatados diálogos cargados de cinefilia y mala leche, la violencia explícita, los homenajes a sus películas de referencia y, cómo no, su fetichismo por los pies femeninos, esta vez personificado en los de Diane Kruger, solo que esta vez se lo ha currado para que sea una parte vital de la trama. El director de Pulp Fiction no abandona su particular estilo y vuelve a dar en el clavo, haciendo suyo el cine bélico y no al revés, dando como fruto una suerte de spaghetti western en el que las réplicas son tan rápidas y letales como las balas.

Malditos bastardos1 
Aunque nos vendan a Brad Pitt como el gran protagonista de la película, Christopher Waltz es el verdadero “roba planos” del filme gracias al mejor personaje de la película, el coronel caza judíos Hans Landa, un villano que pasará a la Historia del Cine por su espeluznante sadismo disfrazado de aparente cordialidad. En realidad todo el reparto está espléndido, pero si tendría que destacar a alguien además de Waltz sería a una tremendamente eficaz Diane Kruger.

Malditos bastardos3 
Si le tengo que busca algún ‘pero’ a la película, sería que los bastardos del título no son tan protagonistas como aparentan, o al menos no se les da la atención esperada. De ellos conocemos su destreza para eliminar nazis y poco más. Quizás el montaje repercutió negativamente en ese aspecto y puede que la precuela que Tarantino está cavilando solvente el descuido. El ritmo de la película se resiente por momentos, en especial en la primera parte del filme, pero en cuanto la trama se asienta va como la seda.

Tal vez fue porque afronté la película sin muchas expectativas porque aún recordaba el fiasco de Death Proof, pero Malditos Bastardos me cautivó tanto como los dos volúmenes de Kill Bill. Tarantino complace a sus fieles y gana nuevos adeptos; no es su obra maestra ni falta que le hace.

****