28/9/09

El engañabobos


¡El soplon!
Dir.: Steven Soderbergh
Int.: Matt Damon, Melanie Lynskey, Thomas F. Wilson, Frank Welker, Scott Bakula
¿De qué va?: A principios de los años 90, Mark Whitacre era un ejecutivo que trabajaba en una gran empresa del sector agrícola. El FBI contactó con él para que colaborase en una investigación sobre las actividades comerciales de la empresa, sin embargo, la credibilidad de Whitacre se pondría en entredicho en más de una ocasión.

Opinión: Steven Soderbergh es un director de trayectoria extrema, siempre se ha movido entre el cine abiertamente comercial (la trilogía Ocean) y el más experimental (Full Frontal, Bubble). ¡El soplón! se situaría a medio camino, no se puede considerar una rareza pero tampoco una película destinada a acaparar multisalas. El referente más cercano que podemos encontrar en la filmografía de Soderbergh sería Erin Brockovich, pues al igual que aquella se basa en la historia de una persona anónima que consiguió gran popularidad, aunque por razones muy diferentes.
 
el soplon2

Soderbergh mima la psicología de Mark Whitacre, el soplón que da título a la película encarnado por un gran Matt Damon, hasta el punto de que no paramos de oír sus pensamientos a lo largo de todo el filme, en un intento de desviar la atención de los tejemanejes que se trae con su empresa y el FBI, pero nos va dando una idea de cómo es en realidad el personaje, y aún así no llegamos a conocerlo del todo hasta el desenlace. Damon realiza una labor irreprochable, interpreta a Whitacre con rasgos ambiguos y tragicómicos sin incidir nunca en lo caricaturesco.
 
el soplon

La trama de la película no es fácil de seguir ni es emocionante, viene a decirnos que el mundo del espionaje no tiene el glamour que nos han vendido en películas como las del agente 007. Si a este desencanto por las operaciones secretas le sumamos un ritmo bastante pausado obtenemos el aburrimiento de la mayor parte del personal. Aunque la película se catalogue dentro del género de la comedia, son pocos los momentos hilarantes, casi todos centrados en la torpeza del protagonista con las prácticas habituales de los espías. El problema es que la mayoría ya los habían enseñado en el tráiler.
 
el soplon3

Por tanto, ¡El Soplón! es el notable estudio de una personalidad insólita, pero ni es un apasionante thriller ni una ávida comedia, aunque tampoco pienso que esa haya sido la intención desde un principio. Destaca el excelente Matt Damon y la impecable factura técnica del filme, mención aparte a la armoniosa banda sonora, propia de los clásicos de la comedia y que aquí funciona estupendamente como contrapunto al aburrido trabajo de oficina, tanto el de una empresa agrícola como el del FBI.
 
***