30/1/16

El espía que me amó

Banner London Spy

Dir.: Jakob Verbruggen
Int.: Ben Whishaw, Jim Broadbent, Charlotte Rampling, Edward Holcroft, Zrinca Cvitesic, Samantha Spiro, Harriet Walter
Emisión: 2015, BBC Two
5 episodios

Conocer a alguien, pasar un tiempo maravilloso con esa persona y que luego ésta desaparezca de la faz de la Tierra. Es el sino de muchas de las relaciones románticas que se fraguan hoy en día. Cuando le pasa lo mismo a Danny se niega a creer que sea uno más, porque la íntima relación que ha forjado con Alex, aquel misterioso desconocido al que conoció de forma casual en un puente de Londres, no puede acabar de esa manera, porque ha sido capaz de descubrir quién es en realidad y él no es así, en absoluto. Pero poco después, descubre que su vínculo no era tan sincero después de todo, porque resulta que Alex no era un aburrido contable, sino un espía del MI6, el Servicio Secreto de Inteligencia Británico. La mejor excusa para romper de la historia.

London Spy

Esta es la premisa de London Spy, miniserie británica cuyo título puede resultar engañoso, pues lo primero que a uno se le pasa por la cabeza al oír “espía británico” es James Bond, sus chicas y sus sofisticados artilugios. Nada más lejos de la realidad. La miniserie ofrece un enfoque diferente e innovador, no sólo por su temática homosexual, abordada con naturalidad, sin recalcar excesivamente en ella, sino al presentar a un héroe indefenso, una persona que no dispone de las habilidades ni de los recursos para luchar contra el sistema y averigüar quién era su novio y qué le pasó en realidad. La única ayuda con la que cuenta Danny es Scottie, un hombre maduro que le rescató tiempo atrás, cuando estaba en el momento más bajo de su vida, y que ahora volverá a echarle una mano al ser el único que cree en la conspiración que se cierne sobre su joven amigo.

London Spy2

Ben Whishaw protagoniza la serie mostrándose tan eficiente y sensitivo como de costumbre, aprovechando una de las mayores oportunidades que ha tenido para lucirse en pantalla (véase la escena de la consulta médica del tercer episodio). Jim Broadbent como su benefactor enamorado también realiza una gran interpretación, y la serie también se enriquece con la presencia, tan enigmática como elegante, de Charlotte Rampling, dueña y señora de los dos episodios en los que aparece. Cuando se juega sobre seguro contando con tres intérpretes tan infalibles como estos tres, y se les da un material tan bueno como el que tienen aquí para hacer lo que mejor saben hacer, los elogios son tan previsibles como merecidos.

London Spy3

London Spy se vale de los mecanismos del género de espías para trazar el viaje intimista y desmoralizante de un hombre dispuesto a sacrificarse en una batalla perdida de antemano contra su Goliat particular, con tal de obtener las respuestas que necesita, y ratificar que aquella historia de amor que vivió fue real, sin importar los secretos no compartidos. Durante el trayecto, construye una conseguida atmósfera de paranoia, melancolía y desconcierto, al tiempo que deja caer pequeñas reflexiones acerca de la sinceridad, las mentiras, la amistad, la maternidad o la soledad. Su final deja la puerta abierta a una segunda temporada que no sabemos si se llegará a materializar (en la línea de la televisión británica) pero tal y como está, resulta un final muy apropiado, una luz que se asoma entre toda la oscuridad de la que hemos sido testigos.