12/8/13

Zombis sin sed de sangre

Poster Guerra Mundial Z

Dir.: Marc Forster
Int.: Brad Pitt, Mireille Enos, Daniella Kertesz, James Badge Dale, Fana Mokoena, David Morse, Sterling Jerins, Abigail Hargrove
¿De qué va?: Cuando el mundo empieza a ser invadido por una pandemia de muertos vivientes, un experto investigador de las Naciones Unidas intentará evitar lo que podría ser el fin de la humanidad en una carrera a contrarreloj. La destrucción a la que se ve sometida la raza humana le hace recorrer el mundo en busca del origen de la epidemia, para así poder encontrar una cura que salve tanto a su familia como al resto de supervivientes.

Reseña: Cuando se ruedan escenas adicionales de una película cuyo rodaje ya ha concluido y que se retrase su estreno ocho meses es mala señal. Cuando se contratan a nuevos guionistas para que reescriban todo su acto final también es mala señal. Y cuando se dice que el director y su actor protagonista están tan enfadados que se comunican en el set a través de un intermediario es muy mala señal. El rodaje de Guerra Mundial Z se puede calificar como un auténtico infierno que hacía presagiar un rotundo fracaso, pero para suerte de sus responsables la película ha sido un éxito y será capaz de generar beneficios pese a lo mucho que acabó costando (190 millones de dólares). Sin embargo, la necesidad de recuperar todo el dinero invertido y los problemas de su producción han pasado factura a la película, aunque podía haber sido mucho peor.

Guerra Mundial Z.3

Tratándose de la gran primera superproducción de zombis, era de esperar que la película no fuese todo lo sangrienta que suele ser una cinta de este género para que la calificación por edades no afectase a la taquilla, y en efecto, nos encontramos ante un apocalipsis de muertos vivientes en el que apenas se derrama un poquito de sangre. La cámara movida y mareante es el recurso del director Marc Forster para que no veamos los ataques de los infectados de forma explícita, mientras que la forma en la que éstos se mueven, como un enjambre, brinda planos aéreos espectaculares y secuencias de bastante tensión (que no lucen todo lo que han costado), pero también provoca que nos distanciemos del drama y no lo sintamos como un auténtico apocalipsis sangriento. Por poner un ejemplo, el prólogo de Amanecer de los muertos sí que ofrecía esa sensación de que el mundo estaba al borde de la hecatombe, pero en Guerra Mundial Z no. Asimismo, se parece más a las películas sobre epidemias víricas como Contagio que a los filmes de zombis.

Guerra Mundial Z.2

La historia personal de Brad Pitt tampoco sirve como anclaje emocional porque está centrada en el sentimentalismo y no aprovecha todo su potencial dramático, además de tirar del viejo tópico de la hija asmática (¡Por favor señores de Hollywood, invéntense algo nuevo!). A Pitt nos lo venden como un hombre normal que se ve forzado a salvar el mundo pero es demasiado listo y suertudo para creernos dicha condición pese a lo arrollador de su carisma. Al menos, el reparto multiétnico y las múltiples localizaciones funcionan para dar esa idea de que nos encontramos con un problema global en el que cada cultura y país reacciona según sus tradicionales métodos y creencias.

Guerra Mundial Z

A la historia no se le notan tanto los parches como cabría esperar pero hay ciertos aspectos de la trama que no acaban de encajar (como esa aparición vista y no vista de Matthew Fox), además de un final decepcionante con puntos suspensivos. En definitiva, nos encontramos ante un blockbuster entretenidísimo, bastante digno y vistoso, pero que prefiere ser del gusto de todos los paladares en vez de arriesgarse y aprovechar todo el potencial de su referente literario. Para la secuela deberían ser más fieles al libro de Max Brooks, narrando la guerra desde múltiples puntos de vista a lo largo y ancho del globo. Y a la familia moñas de Brad Pitt que la zurzan.

5’5/10