27/10/10

Amigos… ¿para qué si no?

Poster La red social
Dir.: David Fincher
Int.: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Armie Hammer, Max Minghella, Joseph Mazzello, Rashida Jones, Rooney Mara
¿De qué va?: En el año 2003, el genio de la programación Mark Zuckenberg creó en la universidad de Harvard un nuevo concepto de comunicación a través de la red: el Facebook. El fenómeno se expande a todas las universidades americanas y al resto del mundo, pero en su ascenso de fama y riqueza, Zuckenberg se creará enemigos que reclaman su parte del botín a toda costa.

Reseña: Todavía recuerdo las numerosas voces escépticas que pusieron el grito en el cielo cuando saltó la noticia de que David Fincher se iba a encargar de dirigir una película sobre el Facebook. Poco importaba su intachable trayectoria, iba a venderse por una película juvenil de encargo que iría de cómo hacer amigos y crear eventos en red. También daba igual que el guión llevase la firma de Aaron Sorkin, guionista de aclamadas series de televisión como El ala oeste de la Casa Blanca y Studio 60 (tristemente cancelada tras su primera temporada), no podía salir nada bueno de algo tan insustancial como el Facebook… Pobres ilusos.

La red social2 
Sería injusto catalogar La red social como una película sobre el Facebook. Sí, abarca todo su proceso de creación y parte de su expansión global, pero es tan sólo la espina dorsal de un certero retrato generacional y de una historia que abarca temas tan universales como la ambición, la amistad, la traición o el resentimiento, al ritmo vertiginoso que marca el complejo y exquisito guión de Sorkin. Fincher, consciente del potente material que tiene entre manos, realiza una dirección moderada y elegante a la que no hay que restarle mérito. Tan sólo le basta una secuencia, la muy comentada competición de remo, para demostrar su talento en una combinación perfecta de montaje, fotografía y banda sonora.

La red social3 
No exagero si digo que no hay ni un sólo elemento del filme que chirríe respecto al resto. El reparto está soberbio, empezando por Jesse Eisenberg, que lo tenía difícil dada la polivalencia de su personaje, pero consigue aunar el aspecto entrañable de su personaje con el retraído; no deja de ser irónico que una persona tan antisocial haya sido responsable de una comunidad global tan importante. Como contrapunto tenemos a Andrew Garfield, que pone la nota dramática del filme, quizás la única explícita, en la última escena en la que aparece y que es para quitarse el sombrero. Justin Timberlake está que se sale, pero no me supone ninguna sorpresa que actúe bien porque ya lo había visto en sus anteriores trabajos, no tan jugosos como éste, eso sí. Armie Hammer es un gran descubrimiento en su doble papel y Rooney Mara demuestra más dotes de actriz en diez minutos que en todo el metraje de Pesadilla en Elm Street (por eso es tan importante la dirección de actores…).

La red social  
Si sigo enumerando las cualidades de La red social no termino nunca, así que para ir concluyendo voy a poner un par de ‘peros’: A veces el conjunto se siente tan insensible como su protagonista y al principio cuesta meterse en la historia si no se es un experto en informática. Algunos le achacarán que no se ajuste del todo a los hechos verídicos, como ha apuntado el propio Mark Zuckenberg. ¿Y qué si las razones por las que inventó el Facebook eran otras? Sorkin le ha dado un motivo propio de una clásica tragedia de amor, con un trasfondo que se ha comparado con la intocable Ciudadano Kane y es en última instancia la causa de uno de los desenlaces más sencillos, efectivos y redondos de la cinematografía reciente. Con motivaciones así, ¿quién quiere ver a un tío que inventa el Facebook porque no tenía nada mejor que hacer? La ficción también puede servir para enriquecer una realidad insustancial.

8’5/10

2 comentarios:

daniel dijo...

Genial reseña; sin duda alguna es una de las propuestas más interesante para el presente año. Fincher siempre sorprende.

Saludos!

ilargia dijo...

Me encantan tus reseñas. Ya tienes una seguidora, me he leido casi la mitad de tu blog en una tarde!