12/12/09

Colegas, para qué si no

 Resacon en Las Vegas
La sorpresa cinematográfica del pasado verano la dio un grupo de adultos inmaduros que sufrían las consecuencias de una noche de desmadre en Las Vegas. Una idea poco original, pariente no muy lejana de la muy ácida y perversa Very Bad Things, que sin embargo ha sido ejecutada con la inteligencia y la frescura necesarias como para ingresar en el club selecto de las comedias chorras pero inteligentes.

 

The Hangover2 
Sin entrar a debatir en el nivel de carcajadas que provoca el filme, pues eso dependerá del humor de cada uno, Resacón en Las Vegas tiene un sentido del ritmo intachable, una cadencia de gags modélica y unos intérpretes con grandes dotes para la comedia (Zach Galifianakis es todo un descubrimiento). Me parece un gran acierto que hayan rehusado de los manidos flashbacks para mostrarnos qué fue lo que pasó en la noche de autos, dejando las pesquisas para la imaginación de cada uno y para un inaudito álbum de fotos que se muestra hacia el final de la película.

The Hangover 
Resacón en Las Vegas
se ha convertido en una de las comedias del año, y con razón. Aunque esta historia de Peter Panes desmadrados no sea nada del otro mundo, su gran eficacia cómica y buenrollera vale su peso en oro si la comparamos con las comedias insustanciales y los truñetes en general que tenemos que soportar cada año. Y qué bien sienta ver una peli en la que los mejores gags no son previamente destripados en el tráiler.

***1/2 


Te quiero tio

Seguimos con comedias destinadas a un público mayoritariamente masculino, en este caso, Te quiero, tío, una película que también podría haberse llamado Y entonces llegó él, cambiando el pronombre personal del título de la anterior película del director John Hamburg, una comedia romántica protagonizada por Ben Stiller y Jennifer Aniston que pese a ser bastante típica era muy divertida (y escatológica).

 

Te quiero tio1 
En este caso, la relación romántica pasa a un segundo plano, centrándose en la búsqueda del protagonista (Paul Rudd) de un tío con el que entablar una amistad, pues se va a casar y no tiene a nadie de confianza que no pertenezca a la familia para que sea su padrino. Lo gracioso del asunto es que la película tiene la estructura clásica de la comedia romántica convencional pero aplicada a la amistad masculina: los intentos fallidos de encontrar a la persona ideal, los nervios de la primera cita, las chorradas que se dicen para intentar caer bien… Tiene su gracia pero no puede evitar caer un poco en la ñoñería cuando llega al último tramo de la cinta.

Te quiero tio2 
Paul Rudd y Jason Segel tienen mucha química como pareja romántica, ambos son habituales de las comedias firmadas por Judd Apatow, una clara influencia que se respira en todo el metraje. La película es una comedia simpática sin más pretensiones que ensalzar la amistad masculina, libre de las envidias y malos rollos que suele haber en la femenina… O al menos eso he oído. Por último, debo decir que uno de los mayores logros de Te quiero, tío ha sido que los chistes de pedos vuelvan a tener gracia sin recurrir a los ruidos escatológicos. Lo digo en serio, que conste.

***

1 comentario:

Mundo C. dijo...

"libre de las envidias y malos rollos que suele haber en la femenina… O al menos eso he oído" juju oíste bien porque podemos ser fatales!. En cuento a las peliculas, son dos que debo desde que se estrenaron; eso que las comedias me encantan!!.