10/9/08

Hay una carta para Lindsay Lohan

Querida Lindsay,

Esta carta será diferente a las que recibirás por parte de tus fans o por los que te amenazan de muerte. Yo no te adoro pero tampoco te odio. Bueno, antes sí que te odiaba pero he llegado a simpatizar contigo. Mejor empecemos por el principio:



Nuestra historia de amor/odio se remonta a cuando debutaste en el cine con Tú a Londes y yo a California. Ya por aquel entonces eras demasiado espabilada, incluso llegué a pensar que tenías una gemela de verdad y que tú y ella serían las nuevas hermanas Olsen. El éxito de la película consiguió que Disney te fichara como su nueva estrella juvenil, protagonizando películas infantiles hechas para la televisión como Jóvenes y periodistas o Una auténtica muñeca.

Más tarde, llegó Ponte en mi lugar, que te catapultó como ídolo de jovencitas gracias a una historia tan requetevista como la de la madre y la hija que se intercambian los cuerpos. Tuve la mala suerte de ver tu película en el cine (obligado por mis amigos) y aunque no era tan mala como pensaba me empezaste a caer mal por tu cara de no haber roto un plato.

Mi odio se patentó cuando estrenaste Quiero ser superfamosa, película que no he visto, afortunadamente, pero que resume en su título tus aspiraciones en la vida.

Con Herbie: a tope me diste a entender que sólo te interesaba hacer películas tan ñoñas que dan ganas de cortarse las venas, pero llegó Chicas malas, la única peli de tu temporada como ídolo juvenil que se podría salvar de la quema, y tampoco es que sea un peliculón. Esa película te consagró, ganaste un premio MTV como mejor actriz, lo que demuestra que tenías el favor del público, aunque por mi parte debería decir que la actriz que encarnaba a tu enemiga en el film, Rachel McAdams, te daba mil vueltas y ahora tiene una carrera mucho más interesante que tú. Pero tampoco te lo tomes a mal....


Y es que la etapa de tu decadencia, que empezó cuando cumpliste 18 años es cuando me empezaste a caer bien. Tus largas fiestas en compañía de Paris Hilton y demás faunia, tus borracheras antológicas captadas por miles de cámaras (tranquila, como a nadie le gusta ver las fotos de cuando está pedo yo tampoco lo haré contigo) o tu larga lista de novios demostró al mundo que tu vida como chica Disney se había acabado, y que en realidad eras una juerguista de mucho cuidado, cosa que perjudicó a tu carrera, yendo borracha al rodaje de Lo dice Georgia o cayéndote de proyectos por tus ingresos constantes en centros de rehabilitación. Y por si fuera poco, tus ínfulas de gran estrella también te hicieron perder trabajos al no aceptar los sueldos que te ofrecían por considerarlos inferiores a tu caché (como pasó con The Edge of Love).


Al menos protagonizaste una sesión de fotos polémica en la que emulaste a Marilyn Monroe y consiguiste hacer alguna peli decente como Bobby, El último show o El asesinato de John Lennon, que aún no he visto. Pero volviste a tirarlo todo por tierra con Sé quien me mató, película que irá derechita al videoclub en España este mes y que te valió tu primer Razzie como peor actriz. Da igual lo mucho que te contonearas en la escena de la barra de discoteca, demostraste que no eras tan buena actriz como creías y eso que llegaste a decir que querías una carrera como la de Julia Roberts. Así no, Lindsay, así no.

Pero OMG! Cuando creíamos que no podías sorprendernos más, vas y te lías con una tía. Ahora resulta que eres lesbiana, o bisexual. ¿Amor verdadero o estrategia de marketing? Sea cual fuere, vuelves a estar en el candelabro aunque sea por las peleas que tienes con tu familia o tu supuesto compromiso con la DJ Samantha Ronson. Podías haberte buscado una más guapa, la verdad sea dicha, pero eso ya es cosa tuya. Al menos has vuelto al trabajo, con la película Labor Pains, una comedia a tu medida, aunque donde tengo ganas de verte es en tu próximo trabajo como La Ritana en Dare to Love Me, el biopic que se está preparando sobre el bailarín de tango Carlos Gadel.


Después de todo, espero que estés recuperada de todas tus adicciones y que consigas volver a relanzar tu carrera profesional. He llegado hasta a cogerte cariño, y tan mala actriz no eres al fin y al cabo. Me gustó mucho tu interpretación en Bobby, de verdad. Ah, y espero que tu faceta como cantante de la cual no he hablado hasta ahora porque la desconozco casi por completo también te vaya bien.

Ya no eres la actriz que más odio, ese puesto lo ocupa ahora Mischa Barton jeje.

A lot of kisses xxxx

2 comentarios:

neferet dijo...

La madre del cordero!! Que pintaca tiene la DJ en cuestión!

Will dijo...

Jaja muy bueno el biopic. A ver si los haces más a menudo, que este me ha gustado bastante ;D!!!

El Grinch y su peculiar sentido del humor xD!!!