10/11/07

La extinción junto a Milla no es tan terrible



Vuelve por tercera vez la incombustible Milla Jovovich para repartir leña entre zombis y demás criaturas alteradas biológicamente. Resident Evil: Extinción es de la trilogía la que menos elementos recoge del videojuego en el que está basado, y curiosamente es la película más compacta de las tres, proporcionando lo que el público espera de ella, ni más ni menos. Admitámoslo, a estas alturas nadie se puede asustar de las fantasmadas a los que nos tiene acostumbrados Alice, la protagonista "super-woman" de la saga.



RE: Extinción continúa donde quedó la historia de la segunda parte (aunque algunos personajes hayan quedado olvidados injustamente por el camino). En esta ocasión la infección se ha expandido por todo el globo provocando que el planeta se convierta en un desierto inmenso, y en la zona de juego de Alice, que nos vuelve a demostrar lo bien que se le da devolver a los muertos vivientes al lugar de donde pertenecen. En esta ocasión sus poderes han aumentado lo que hace que lo único que le quede por hacer sea volar. Los zombis tampoco se quedán atrás y se han vuelto más fuertes e inteligentes, lo que nos regala una de las escenas más cómicas que recuerdo en una peli de este tipo ("¡Decid patataaaa!") En resumen, esta nueva entrega nos da lo mismo que las anteriores películas pero desarrollado y mejor montado. Además incluye altas dosis de hemoglobina que se echaron en falta en la segunda parte. Y es que es muy raro que en una peli de zombis haya apenas unos chorritos de sangre...



Milla Jovovich sigue siendo la que más carne corta del reparto. No es que su personaje requiera grandes dotes interpretativas pero la ucraniana disfruta interprentándolo y eso se nota en el resultado final. A su lado repiten de la segunda parte Oded Fehr como Carlos Olivera y Mike Epps como el graciosillo de turno, aunque esta vez no molesta tanto como en la anterior. La incorporación más destacada es la de Ali Larter como Claire Redfield, un papel que le va a medida, aunque luego tenga poco que ver con el personaje del videojuego. Es una pena que no tenga más importancia en la peli, esperemos que gane protagonismo en la probable cuarta parte. El resto del reparto no destaca mucho, todos se limitan a interpretar el personaje que no puede faltar en una peli de zombis (la niña indefensa, el héroe, la tía buena, el malo maloso, etc).




Por tanto se cierra una trilogía de una forma bastante digna, siguiendo la línea que marcaron las dos entregas. Puede que no sea a un nivel superior y que suspenda como adaptación del videojuego, pero como entretenimiento inocente y buen servido cumple. Podría haber sido peor, podría haber caído en las manos de Uwe Boll... Ahora les dejo con un pequeño resumen de los aspectos buenos y de los no tan buenos de la película:

Lo bueno:
- Jovovich
- Larter
- Nivel de casquería aceptable
- Los cuervos, vale que Hitchcock llegara antes, pero los cuervos ya aparecían en el videojuego. Es más, estaban tardando en aparecer.
- El desierto


Lo malo:
- El final, demasiado abierto para cerrar una trilogía como es debido.
- ¿Dónde está Jill Valentine? Vale que Sienna Guillory no quiso volver, pero al menos una frase de diálogo para indicar su paradero no hubiera estado de más.
- Las habilidades vocales del monstruo final, la vuelven a cagar después de darle una humanidad a Némesis que no venía a cuento en la segunda parte.
- La Jovovich mantiene un rostro L'Oreal impoluto en pleno y arenoso desierto.
- Se sigue echando de menos más fidelidad hacia el juego, más centrado en el terror que en la acción sobrenatural.

***1/2