3/11/07

Cassandra's broken dream




Cassandra's dream supone el regreso de Woody Allen al terreno dramático después del parón que supuso la divertida Scoop. En cierto modo, Allen retoma un camino que empezó con Match Point, puesto que el tema central de su nueva película es el sentimiento de culpa, un tema con el que acabó la película protagonizada por Jonathan Rhys-Meyers.



En este caso el peso de la película recae en dos hermanos con personalidades opuestas y que asumen las responsabilidades de manera muy diferente. Estos dos hermanos están encarnados por Ewan McGregor y Colin Farrell, ambos muy metidos en sus caracteres. McGregor como siempre está implecable, y Farrell por su parte sorprende al estar realmente bien en un papel que a priori no encajaría con la imagen del actor. Les respaldan unos buenos secundarios, pero destacan de sobremanera Tom Wilkinson en una aparición breve pero contundente y vital para el carril que coge la historia, y sobretodo la guapísima y desconocida Hayley Atwell, como el objeto de deseo del personaje de Ewan McGregor. Tiene una escena hacia el final de la película en un jardín en la que sale bellísima.

Cassandra’s dream, como obra dirigida y escrita por Woody Allen cuenta con momentos de genialidad propios del director, sin embargo queda por debajo de algunas de sus últimas películas, como es el caso de Match Point porque no posee la calidad en los diálogos ni el efecto sorpresa que contenía aquella. Y hay veces en las que parece que la acción no avanza y se
queda estancada. Esto no quiere decir que nos encontremos ante una mala película, ni mucho menos, es de lo mejorcito que puedes encontrar en la cartelera actual de nuestro país, pero siendo de Allen uno siempre se espera lo mejor.

No se lleven a engaños, la película es bastante buena y es una gran reflexión sobre si vale conseguir esos sueños que todos deseamos alcanzar por el precio que sea.

***1/2