26/12/16

O.C: Un hombre lobo americano en Londres (1981)

Poster Un hombre lobo americano en Londres¿De qué va?: David y Jack son dos jóvenes estadounidenses que, con sus mochilas a cuestas, deciden pasar meses recorriendo Europa. Cuando están en Inglaterra, llegan a una zona rural desolada donde los vecinos les aconsejan tener cuidado con la luna y no apartarse del camino. Pero cuando los jóvenes emprenden la marcha por la noche, se topan con una criatura legendaria sedienta de sangre, cuyas víctimas se convierten en muertos vivientes que deben vagar por la Tierra eternamente; en cambio, quienes escapan con vida tienen reservado un destino diferente…

Reputación: John Landis tuvo la idea para la historia mientras se encontraba en Yugoslavia trabajando como asistente de producción en el rodaje de Los violentos de Kelly (1970). En una travesía en coche, se topó con un funeral gitano en el que enterraban al cuerpo en una tumba muy profunda, envuelto con ajo y con los pies por delante para que no se levantara de entre los muertos. Landis pensó entonces que no sería capaz de confrontar a un zombi, lo que acabó traduciéndose en un guion sobre un hombre de su misma edad que se encuentra en una situación similar. Años después, cuando Landis adquirió fama y prestigio como director gracias a películas como Granujas a todo ritmo (1980), consiguió una inversión de 10 millones de dólares para sacar adelante el proyecto, aunque los productores consideraban que el guion era demasiado terrorífico para ser comedia y demasiado cómico para ser una película de terror.

Werewolf_London2

Las diferentes prótesis y partes robóticas creadas por Rick Bauer para la transformación en hombre lobo y los zombis impresionaron tanto a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood,  que decidió crear el Oscar a mejor maquillaje para otorgárselo expresamente al film, y desde entonces la categoría ha estado presente todos los años. Michael Jackson también se declaró fan absoluto del film, de ahí que insistiese en la contratación del equipo entero para realizar el mítico videoclip de Thriller. Su éxito propició una secuela tardía, Un hombre lobo americano en París (1997), sin la participación de Landis, y que se saldó con un fracaso de crítica y público. Curiosamente, Landis había amenazado con poner ese título a su película cuando se le negó al actor protagonista, Griffin Dunne, el permiso para trabajar en Reino Unido, porque el gobierno inglés consideraba que ya había suficientes actores americanos en territorio británico que podían interpretar el mismo papel. Hace un par de meses se ha anunciado el desarrollo de un remake que será dirigido y escrito por su hijo, Max Landis, guionista de Chronicle (2012) y American Ultra (2015).

Werewolf_London

Comentario: Muchas películas se consideran fallidas por haber sido el resultado de mezclar géneros, sin la capacidad de  encontrar un tono que les defina y que funcione. Un hombre lobo americano en Londres convierte su aparente debilidad en virtud, provocando risas en el espectador para luego cortárselas con un susto tremendo o viceversa (aunque sea con pesadillas gratuitas), al tiempo que se moderniza el mito del hombre lobo con un protagonista en las Antípodas del linaje aristocrático de las anteriores víctimas de la maldición. Los años apenas han hecho mella en la película, gracias en buena medida al fantástico trabajo de maquillaje y efectos especiales realizado en la transformación del hombre lobo, así como a un buen puñado de secuencias antológicas de diversa índole: desde el pavor que transmite el ataque en la estación de metro hasta la hilarante película porno, pasando por la absurda y sangrienta cadena de accidentes en el centro de Londres y el desconcertante y abrupto desenlace.

Próximo visionado: King Kong (1933)