15/8/16

Tres mujeres y un biberón

Poster Tallulah

En su continua búsqueda de películas que engrosen su catálogo de  films originales, Netflix adquirió en el pasado Festival de Sundance Tallulah, tal vez movidos por un sentimiento de compañerismo o de deuda: se trata del debut en largo de Sian Heder, co-productora y guionista de Orange is the New Black, la serie que mejor le ha funcionado a la compañía de visionado en streaming.

Tallulah, Lu para los amigos, es una joven vagabunda que un día de casualidad se tropieza con un bebé, al que decide rescatarlo de su negligente madre. Sin saber qué hacer, Lu recurre a la única adulta responsable que conoce: Margo, la madre del novio que la acaba de abandonar, haciéndole creer que es la abuela del crío. Así comenzará la convivencia entre dos mujeres con caracteres muy diferentes: Lu es impulsiva, libre y espontánea, mientras que Margo vive atrapada en el apartamento del marido que la abandonó para irse con un hombre, incapaz de avanzar con su vida o de tan siquiera quitar los objetos de decoración que le pertenecían a él.

Tallulah3

Lo mejor del film es lo bien perfilados que están los tres personajes femeninos principales y las actrices que les dan vida: Ellen Page y Allison Janney comparten una química que se originó hace casi diez años en Juno y que aquí sostiene buena parte del conjunto. Curiosamente, Janney encarna con suma veracidad un personaje que es completamente opuesto al que da vida de forma desternillante en la serie Mom. El tercer vértice del triángulo lo conforma una estupenda Tammy Blanchard como la insegura mujer que sufre la desesperación y la vergüenza de perder a su hijo de la forma más absurda posible. A esta actriz se le da muy bien encarnar a mujeres rotas por dentro, como ya vimos recientemente en La invitación.

Tallulah

Tallulah podría pasar por un telefilm de sobremesa por encima de la media si no fuera por su reparto y un guión que disimula sus lugares comunes con buenos diálogos, así como con un pequeño estudio sobre las distintas formas en las que se puede manifestar el instinto maternal y un acercamiento honesto a sus personajes, sin recriminaciones pese a lo muy perdidos que están en la vida, pero nada de eso termina de justificar el par de horas que dura el film, dada una dilatada narración con demasiados altibajos.

6/10