11/8/16

Ella no está a tu alcance

Poster The Girlfriend Experience

Creadores: Lodge Kerrigan, Amy Seimetz
Int.: Riley Keough, Paul Sparks, Mary Lynn Rajskub, Briony Glassco, Sabryn Rock, Bill Lake, Aidan Devine, Michael Terriault
Emisión: 2016 – ¿?, Starz
1 temporada

El auge de las series de televisión en el que estamos inmersos hoy en día, con más oferta, variedad y plataformas de visionado que nunca, ha propiciado que sean cada vez más habituales casos de largometrajes que son adaptados para la pequeña pantalla: Fargo, 12 monos, Sin límites o Hannibal son algunos ejemplos recientes de esta corriente televisiva. El caso que nos ocupa ahora es el de The Girlfriend Experience (2009), película de Steven Soderbergh que en su momento dio que hablar al estar protagonizada por la actriz porno Sasha Grey dando vida a una prostituta de lujo. Sin embargo, el film se saldó como otro de los experimentos fallidos de Soderbergh, por lo que el anuncio de una serie inspirada en el film para la cadena Starz no interesó prácticamente a nadie.  El resultado, sin embargo, ha eclipsado la mala fama del material del que parte.

The Girlfriend Experience

Christine Reade es una joven y atractiva estudiante de Derecho que, al tiempo que empieza una pasantía en una importante firma de abogados, toma el consejo de una amiga y decide trabajar como escort. El dinero le viene bien, pero ese no es el principal motivo por el que decide hacerlo; ella acepta porque le gusta el sexo, ser deseada y ser el centro de las miradas, y al poco tiempo descubre que el oficio se le da bastante bien al poseer una lista de clientes cada vez más numerosa. No hay sentimiento de culpa, ni rubor, ni circunstancias que le induzcan a realizar la prostitución, siendo esa ausencia de moralina tanto en la serie como en el personaje protagonista uno de sus mayores atractivos.

The Girlfriend Experience3

La frialdad que suele jugar en contra de muchas producciones aquí supone un punto a su favor, puesto que la serie en ningún momento busca la empatía o la comprensión del espectador hacia su personaje central, y aún así, consigue que conectemos. Todos los ambientes en los que se mueve Christine son lujosos, modernos, asépticos e incluso vacíos. Sus encuentros suelen tener lugar en pisos de lujos de altos edificios donde se puede contemplar el skyline de una ciudad que parece fantasma, inhóspita. Sus clientes buscan desesperadamente el contacto físico a través de lo único que no les falta en sus vidas, el dinero, con el que compran esa “girlfriend experience” que les provee Christine yendo con ellos a comer, escuchándoles, mostrando interés por sus trabajos y culminando en un satisfactorio acto sexual. Y repiten, por supuesto, porque es mejor la ilusión del amor que el vacío de sus vidas.

GES1_102_031715_1486.jpg

Cuidadosamente escrita y rodada por Lodge Kerrigan y Amy Seimetz, y con Soderbergh limitado a la producción ejecutiva, no hay ni un sólo paso en falso a la hora de retratar al personaje de Christine y la evolución que experimenta a lo largo de la historia. Todos los elementos de la serie están colocados con el fin de perfilar un personaje fascinante y complejo enaltecido gracias a la interpretación de Riley Keough. La joven, que hasta el momento no había demostrado gran cosa en el cine (papeles secundarios en Magic Mike o Mad Max: Furia en la carretera) realiza un trabajo valiente, categórico y brillante que debería proporcionarle una estupenda carrera cinematográfica con la que deje de ser reconocida como “la nieta de Elvis Presley”. Pocas actrices de Hollywood se habrían atrevido con un material así ,pero ella se ha lanzado de cabeza y la jugada le ha salido redonda, pues la serie no sólo sirve de escaparate de su belleza, sino también de su gran potencial interpretativo, a través de un papel difícil, antipático, distante, egoísta y sin redención posible.

The Girlfriend Experience2

Extraña, perturbadora, provocativa, hipnótica… The Girlfriend Experience es, al igual que su protagonista, una de las grandes revelaciones del año. También resulta insólita, puesto que no es habitual que una serie tan oscura como ésta esté estructurada en episodios de treinta minutos (un formato propio de las comedias) en un total de trece entregas que Starz subió de una vez a a su plataforma de visionado online, al estilo de Netflix y Amazon. La cadena anunció recientemente la renovación de la serie por una segunda temporada, sin embargo, su protagonista ya no será Christine, sino otra escort con la que descubriremos otros recovecos del mundo de la prostitución de lujo. Habrá que ver si los responsables consiguen encontrar una sustituta a la altura del carisma de Keough, pero de momento han conseguido que le demos nuestro voto de confianza sin cortapisas.