10/8/16

En busca de la felicidad consensuada

Poster LookingLa peor pesadilla para un seriéfilo es que cancelen una serie que siga sin un desenlace planificado de antemano. Se considera una falta de respeto por parte de la cadena o productora responsable que finiquite algo sin ese cierre que necesitamos para sentir que no hemos perdido el tiempo, y que podemos despedirnos como es debido de esos personajes a los que hemos seguido y querido durante tantas horas de nuestras vidas. La obsesión por los finales llega hasta tal punto que sentimos que nos pertenecen, los merecemos, y montamos en cólera si no se ajustan a nuestras expectativas, sobre todo cuando son abiertos. Los finales son importantes porque condicionan en gran medida el recuerdo que tendremos de esa serie.

Looking

Looking fue cancelada tras su segunda temporada debido a la escasa audiencia y repercusión más allá de los mentideros gays. Tal y como apuntamos en la reseña que le dedicamos en su momento, la serie  se conformaba con despertar el interés del público objetivo al que iba dirigido, muy en la línea de lo que había hecho Queer as Folk, y lo contrario de lo que hizo la serie en la que siempre quiso verse reflejada, Girls. El caso es que HBO tomó la decisión poco habitual de realizar una tv-movie que cerrara las tramas que quedaron abiertas al final de la segunda temporada, y así contentar a los fans, un mandato que han llevado hasta las últimas consecuencias.

Looking3

POSIBLES SPOILERS A CONTINUACIÓN

Este epílogo que dirige el propio creador de la serie, Andrew Haigh, arranca con Patrick regresando a San Francisco para asistir a una boda. El joven ha pasado los últimos meses trabajando fuera y ahora es el momento de reencontrarse con sus amigos y ver qué ha sido de ellos desde entonces. Pues bien, me resulta sorprendente que una persona como Haigh, responsable de dos películas tan agrias, desencantadas y realistas como Weekend y 45 años, haya perpetrado esta desenlace que consiste básicamente en emparejar a todos y cada uno de los personajes principales. Los 85 minutos que dura la película se reducen a conversaciones destinadas a resolver de forma apresurada los conflictos abiertos y a justificar el cambio de parecer de algunos personajes, que en 9 meses han pasado de tener fobia al compromiso a estar a punto de pasar por el altar. Me quedo ojiplático ante el insistente mensaje que orbita a lo largo de todo el metraje de que la felicidad radica en la vida en pareja, con una consecuente fobia a la soledad y la soltería, expresada en la insistencia de Patrick y Doris para que Dom encuentra un hombre lo antes posible. La heteronormatividad como el único final feliz posible.

FIN DE LOS SPOILERS

Looking2

Si de haber continuado la serie habría llegado al mismo punto de su prematuro epílogo, entonces me alegro de haberme ahorrado más temporadas. No entiendo que un producto que lleve por bandera la pluralidad de estilos de vida y la libertad sexual termine de manera tan conservadora. Prefiero pensar que Looking: The Movie está concebida como un regalo para los fans, para que se queden tranquilos, y así ha sido, pues muchos han quedado más que satisfechos con este final tan cerrado y bien bonito. A mí, sinceramente, me parecía más sugerente el cierre de la segunda temporada, con Richie y Patrick en la peluquería. Después de esto, ya no estoy tan seguro que todas las series necesiten un final.