30/8/16

Gritos inaudibles

Poster The TribeUna de las películas que más dio que hablar en el 2014 ha llegado a España… dos años después. The Tribe es el debut en largo del ucraniano Miroslav Slaboshpitsky, con el que ganó el galardón a mejor película de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes y el de descubrimiento del año de los Premios del Cine Europeo, nada mal para una propuesta con una premisa tan radical como esta: la película está enteramente hablada en lenguaje de signos ucraniano, sin un doblaje o unos subtítulos que lo traduzcan porque, tal y como reza su sinopsis, “el amor y el odio no necesitan traducción”.

The Tribe es una reivindicación drástica del cine como medio de narración a través de la imagen. Se trata de una experiencia cinematográfica inaudita para el espectador, que requiere un pequeño esfuerza extra por su parte para seguir la historia, dada la inexistencia del diálogo que habitualmente facilita el proceso de inmersión y comprensión. No obstante, tampoco es muy complicado percatarse de lo que ocurre cuando el protagonista de la historia, un adolescente sordomudo, ingresa en un internado especial, donde sus compañeros no sólo están organizados siguiendo una jerarquía muy rígida, sino que se dedican a actos delictivos como la delincuencia o la prostitución.

The Tribe

The Tribe es la historia de una mafia, pero también del rito de paso a una madurez marcada por un entorno hostil y violento. Si resulta tan fácil seguir la historia a pesar de la ausencia de palabra no se debe tanto a la sencillez de la trama como al reconocimiento de los grandes males y vicios del ser humano en esa comunidad de jóvenes sordomudos: el abuso de poder y autoridad, el sexo como moneda de cambio, el amor obsesivo, los celos, la venganza… Slaboshpitsky rueda tomas muy largas (apenas hay treinta y cuatro tomas en una película de dos horas y diez minutos) manteniendo siempre una distancia de seguridad, física y emocional, respecto a sus personajes… Aunque eso no impide que la seca brutalidad de alguna de sus secuencias nos deje ojipláticos, sobre todo ese desenlace que podría pasar fácilmente a la historia como uno de los mejores y más demoledores de la cinematografía mundial.

7’5/10

 

Poster Hush

Sin ser tan extrema como The Tribe, uno de los últimos estrenos exclusivos de Netflix, Hush (Silencio) también presenta a un protagonista con discapacidad auditiva, pero esta vez en el contexto slasher del género de terror. Maddie es una solitaria escritora sordomuda que intenta encontrar el final perfecto para su última novela desde su casa, en medio de la nada. Sin embargo, una noche su tranquilidad se verá interrumpida por un asesino enmascarado con el que empezará un mortífero juego del gato y el ratón.

La nueva película de Mike Flanagan, director de la muy inquietante Oculus (2013),  parte de una idea tan sencilla como potente: una “scream queen” incapaz de gritar. A partir de ahí desarrolla una sencilla historia, muy en la línea de Los extraños (2008),  sustentada en un asesino en serie sin motivación aparente y su potencial víctima sordomuda, ambos por encima del nivel de inteligencia habitual de los protagonistas de esta clase de historias, demostrando de paso que una discapacidad no es tal si uno sabe sobreponerse a ella . Aunque eso no les impide cometer errores, la película no pierde su credibilidad al mantener a raya los tópicos y lugares comunes del género y, sobre todo, sosteniendo una tensión constante en la que el sonido, y la ausencia de él, juegan un papel más decisivo que nunca.

Hush

Por el lado negativo, Hush no consigue llevar su premisa hasta las últimas consecuencias, y algunos recursos, como la voz interior de la protagonista, casi consiguen sacarnos de la película. En lo que no se queda corta es a la hora de dotar de visceralidad, sangre y ferocidad al conflicto entre la heroína y su atacante, más que correctos Kate Siegel (también co-guionista junto a Flanagan) y un irreconocible John Gallagher Jr. (Las vidas de Grace, Calle Cloverfield 10), dando como resultado un  minimalista ejercicio slasher tan efectivo como disfrutable.

7/10