19/7/16

Tres son multitud en el Edén

Poster Z for Zachariah
Una guerra nuclear ha acabado con gran parte de la humanidad y ha convertido el planeta en un lugar tóxico e inhabitable para el ser humano. Sin embargo, hay un valle en el que el aire que se respira es aún puro. Ahí es donde vive Ann, una joven que espera junto a su perro la llegada de sus allegados y de otros supervivientes. Un día, Ann se topa con un extraño, un científico que sigue vivo gracias a que permaneció escondido en un búnker, y al que acoge en su casa. Entre ambos se entabla una relación especial que se tambaleará ante la llegada de otro superviviente.

Z for Zachariah es la adaptación al cine de la novela homónima de Robert C. O’Brien, y el segundo largometraje de Craig Zobel, director de la incomodísima Compliance (2012). Su último trabajo se enmarca dentro de la temática apocalíptica, aunque poco tiene que ver con los grandes referentes del género. El film empieza con la protagonista buscando víveres en una ciudad desolada, pero a partir de ahí la acción toma lugar en la casa y el valle donde reside, con sólo tres personajes en pantalla, en una puesta en escena prácticamente teatral. El Apocalipsis ejerce únicamente de telón de fondo de una historia centrada en la relación de sus protagonistas. En primer lugar, la que se establece entre Ann y Loomis, construida a partir de la dependencia mutua, de las ansias que tenían ambos de tener contacto con otro ser humano, pero también del choque de creencias entre ambos (ella es una mujer de fe, él un hombre de ciencia). Y en segundo lugar, cuando entra en escena otro misterioso superviviente, tal vez la serpiente que trastoque el paraíso montado por estos particulares Adán y Eva.

Z for Zachariah

Exenta de la acción, la urgencia y el sentido del espectáculo típico del cine apocalíptico, la película se centra en la supervivencia de tres personajes, no tanto en la que tiene que ver con cubrir las necesidades básicas para vivir, sino en la que atañe a la convivencia íntima entre tres caracteres interdependientes pero muy diferentes entre sí, encarnados con gran perspicacia por el trío protagonista del film. Margot Robbie clava la ingenuidad y la entereza de Ann, mientras que Chiwetel Ejiofor aporta la intensidad y la conflictividad moral y Chris Pine el misterio y la seducción. No se dejen engañar por su perezoso cartel promocional, pues Z for Zachariah es una muy interesante y sólida propuesta, de impecable factura,  que reflexiona en torno a la relación y la lucha constante entre fe y ciencia y de cómo instintos tan primarios e “irracionales” como los celos y el egoísmo pueden condicionar la existencia del ser humano, incluso tras producirse el fin del mundo.
7/10