12/7/16

Los temerarios románticos

Poster Love

Creadores: Judd Apatow, Lesley Arfin, Paul Rust
Int.: Gillian Jacobs, Paul Rust, Claudia O’Doherty, Jordan Rock, Tracie Thoms, Mike Mitchell
Emisión: 2016 – ¿?, Netflix
1 temporada

Tom culpaba a las tarjetas de amor, a las películas y a la música pop por ese amor naíf y no correspondido que sentía por Summer en (500) días juntos. Algo similar ocurre con Mickey, pues confiesa que anhelar, esperar y desear el amor ha arruinado su vida. Ella es la ‘chica’ de la premisa ‘chico conoce a chica’, clásica del género romántico y de la que también parte Love, una de las últimas apuestas de producción propia de Netflix. Detrás de ella está Judd Apatow, quien tras revolucionar la comedia americana con sus películas sobre Peter Panes modernos y apadrinar Girls, vuelve a la pequeña pantalla, donde comenzó su carrera con series como Freaks and Geeks (también disponible en Netflix), que comparte el mismo ADN que esta Love, pues sus protagonistas son tan peculiares y alienados como los de aquella.

Love

Ella es una productora de radio alcohólica y con más miedo a la soledad del que estaría dispuesta a admitir. Él es un aspirante a guionista que trabaja como tutor de los adolescentes que actúan en una serie televisiva sobre brujas. Ambos se conocen cuando acaban de salir de sendas relaciones largas, pero a pesar de la frustración consecuente están dispuestos a darle una oportunidad más al amor, ya sea porque están enganchados a él, por venganza, porque no saben estar solos, porque la cultura pop les ha inculcado que no pueden vivir sin él, o quizás por un poco de todo. Lo más genérico que tiene esta serie es su propio título, pues a partir de ahí desarrolla una historia de amistad y amor que sentimos familiar, no tanto porque la hayamos visto en cientos de comedias románticas como porque podemos reconocernos a nosotros mismos en más de una ocasión.

Love4

El desengaño que se produce cuando descubrimos que una persona no se corresponde con la imagen que proyecta en un primer acercamiento; la obsesión casi enfermiza provocada al idealizar a la otra persona, alimentada por lo fácil que resulta espiarla hoy en día a través de las redes sociales; el uso egoísta que hacemos de nuestros amigos para abordar nuestro objeto de deseo… Todas estas conductas tan propias de las relaciones sociales y románticas del siglo XXI están presentes y bien hilvanadas en Love, que al igual que Girls, busca la empatía con sus personajes a través de la vergüenza ajena y de la identificación negativa con sus personajes. Mickey y Gus son un desastre, y probablemente no hayan aprendido nada al término de la temporada, aunque ellos crean que sí, pero es que en la vida real tampoco se aprende de los errores de un día para otro; en el mejor de los casos hay que recaer en ellos un par de veces.

Love

Mi primera impresión sobre la pareja protagonista fue que no congeniaban. A Gillian Jacobs ya la queríamos como la entrañablemente despistada Britta de Community, pero al cómico Paul Rust no lo conocíamos de nada (aunque al parecer tuvo un pequeño papel en Malditos bastardos), y a priori puede parecer que su condición de co-creador y guionista de la serie le ha servido para adjudicarse el rol masculino protagonista. Sin embargo, como ya mencionamos en el anterior párrafo, las primeras impresiones tienden a ser erróneas, y lo cierto es que Rust defiende bastante bien su papel, incluso cuando la serie apunta a que los nerds no son tan ingenuos e inofensivos como dicta la creencia popular. Sin embargo y a pesar de la buena química que construyen, Jacobs le roba en buena medida la función, al igual que Clauda O’Doherty, que logra que su personaje de excéntrica compañera de piso de Mickey no se reduzca a una mera caricatura.

Love3

Love se estrenó en Netflix con una segunda temporada garantizada, algo que también ocurrió con Unbreakable Kimmy Schmidt, quizás para satisfacer y atar a los pesos pesados que hay detrás de cada una (Tina Fey en esta última). Aún no me ha quedado claro si la trama de la producción de la serie es una incisiva y certera crítica a la televisión actual o si le han dado más cancha de la que se merece, pero la forma en la que se ha desarrollado la relación de Mickey y Gus en esta primera tanda de episodios permite una larga continuidad antes de que el chicle se quede sin sabor, pues tal y como reza el título del décimo capítulo, esto no es más que el fin del comienzo de una relación que se vaticina tumultuosa. ¿Acaso no lo son la mayoría de las que valen realmente la pena?