4/7/16

O.C: Pauline en la playa (1983)

Poster Pauline en la playa¿De qué va?: Pauline es una adolescente de 15 años que se va a pasar el verano a un pueblo de la costa normanda con su prima Marion. Una vez allí, las chicas se tropiezan con Pierre, un antiguo amigo de Marion que aún se siente atraído por ella, pero ésta prefiere al aventurero Henri, aun siendo consciente de que lo suyo no tendrá mucho futuro. Mientras tanto, Pauline también tendrá un romance con un muchacho de la localidad.

Reputación: Tercera entrega de la serie Comedias y proverbios del cineasta francés adscrito a la Nouvella Vague Éric Rohmer. Se trata de un compendio de seis películas que comenzó a rodar a principios de los 80, caracterizadas por ir todas y cada una de ellas acompañadas de un proverbio; en el caso de Pauline en la playa, es una cita del poeta y novelista francés Chrétien de Troyes que dice ‘Quien habla mucho, se equivoca’. El film ganó en 1983 el Oso de Plata a mejor director y el premio FIPRESCI concedido por la crítica. La película Margot y la boda (2007) de Noah Baumbach surgió en un principio como un remake norteamericano del film, pero conformé el cineasta escribía el guión se fue distanciando de la obra original hasta que creó una historia con escasas similitudes. Como dato curioso, en 1997 surgió un grupo español formado por las hermanas Mar y Alicia Álvarez bajo el nombre Pauline en la playa, en homenaje al film.

Pauline en la playa

Comentario: Primera película que veo de Éric Rohmer y, la verdad, no sé por qué he tardado tanto, porque su cine es totalmente compatible con mi gusto cinéfilo. Pauline en la playa presenta a unos pocos personajes que se cruzan en un pueblo costero de Normandía en el cual se buscan, se encuentran y conversan, hablan y debaten sobre el amor, las relaciones y sus sentimientos por los cuatro costados. Pauline, Marion, Pierre y Henri creen ir sobrados de sabiduría romántica pero ¡ay, cómo se equivocan en la práctica! El proverbio que da pie a la película da una importante pista sobre lo que nos quiere contar Rohmer: hablamos demasiado, sobre-analizamos el comportamiento de los demás, nos esforzamos en justificar el nuestro y mentimos para salir bien parados… cuando lo mejor y más sencillo sería ser honestos con nosotros mismos y con nuestros sentimientos y actuar en consecuencia. Nada más. Así, Pauline en la playa es una película construida sobre un robusto y reflexivo guión, protagonizada por unos personajes con los que nos podemos sentir identificados a nuestro pesar, y que tal vez no aprendan nada de lo vivido. Al fin y al cabo, no es más que otro verano en la playa.

Próximo visionado: Un verano con Mónica (1953)