9/7/16

La familia crece

Poster Nuestra hermana pequeña
Sachi, Yoshino y Chika son tres hermanas de Kamakura, Japón, que viven en la casa que una vez perteneció a su abuela. Cuando asisten al funeral de su padre, que las abandonó siendo pequeñas, conocen a la hija que éste tuvo con la mujer por la que se separó de su madre, y que ahora tiene 13 años. Pronto, las hermanas se encariñan con ella y la invitan a vivir  en la ciudad. Nuestra hermana pequeña, penúltimo film de Hirohazo Koreeda, ganó el Premio del Público del pasado Festival de San Sebastián, algo totalmente comprensible si tenemos en cuenta que es de esos films en los que uno se quedaría a vivir.

No esperen tremendismo, ni tragedias, ni giros locos que nos descubran la psicopatía de una de las protagonistas. Esta es la cálida historia de tres hermanas que desconocían que su familia estaba incompleta hasta que conocen a la cuarta, a la que acogen bajo su techo con los brazos abiertos, mientras procuran que las acciones y decisiones acometidas por sus progenitores en el pasado no condicionen sus vidas. Por supuesto que surgirán roces entre ellas porque son muy diferentes entre sí, pero es fruto de lo mucho que se quieren y de lo mucho que se preocupan las unas de las otras, y aunque todo esto pueda sonar cursi y azucarado, la película no lo es en absoluto, resolviendo las escenas más dramáticas con sutileza y buen gusto y dando un poco de cancha a la comedia.

Nuestra hermana pequeña2

Koreeda combina la muestra de las curiosas tradiciones japonesas con la modernidad inherente en esos cuatro personajes femeninos fuertes, decididos, generosos y sensibles, pero jamás sumisos, a los que las cuatro actrices protagonistas interpretan con máxima naturalidad. Así, aunque la película dure dos horas, el tiempo se pasa volando entre pequeños hallazgos, comidas familiares, reencuentros, riñas, acercamientos, desengaños amorosos, nuevas amistades, celebraciones y despedidas, y al final, sólo podemos desear que esas cuatro hermanas no se separen nunca y sean siempre felices. Este es uno de esos films que mantienen viva la pequeña llama de esperanza puesta en el ser humano, y es algo que necesitamos con urgencia, ahora y siempre.

8/10