27/4/13

El caballero de la armadura oxidada

CAGED_020J_C_SPA-ES_68.5x98.5.indd

Dir.: Shane Black
Int.: Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Guy Pearce, Ben Kingsley, Rebecca Hall, James Badge Dale, Jon Favreau
¿De qué va?: Tras los acontecimientos vividos en Nueva York, Tony Stark sufre una ansiedad que no le deja dormir por las noches, pero cuando un temible terrorista conocido como El Mandarín entra en escena, Stark deberá utilizar todo su ingenio e instinto para descubrir el misterio que hay tras de él y proteger a las personas que quiere.

Reseña: Marvel arranca la Fase 2 del excelente negocio cinematográfico que se ha montado alrededor de sus personajes más famosos. La clave de su éxito no sólo radica en explotar una marca, como harían estudios más perezosos, sino cuidar hasta el más mínimo detalle de sus productos, desde el director al reparto pasando por el guión y las conexiones con las otras historias de su particular microuniverso. Y toda este filón taquillero y bote salvavidas del cine comercial de calidad se lo debe a una película y a un actor en particular: Iron Man y Robert Downey Jr. De haber sido un fracaso la película estrenada en 2008 y de no haber contado con el derroche de carisma desplegado por el actor cuando aún era un apestado de Hollywood, de buen seguro que los Vengadores no hubieran podido reunirse en la gran pantalla años después.

Iron Man3

Tras una secuela que hizo poco más que cumplir a rajatabla las normas de las segundas partes (más acción, más personajes, más explosiones y más de todo) y de medirse con superhombres en Los Vengadores, el Hombre de Hierro vuelve para vivir su aventura definitiva. El director de las dos primeras partes, Jon Favreau, le ha cedido el puesto a Shane Black, responsable de la muy a revindicar Kiss Kiss, Bang Bang con la que Downey Jr. empezó a fardar de su innata socarronería. Iron Man 3 funciona como un reloj suizo que se permite despojar al héroe de su armadura durante buena parte del metraje para llevarlo por derroteros inesperados, y sin perder el beneplácito del público que ha pagado su entrada sólo por la acción y las explosiones, que las hay para dar y regalar. Pero toda la función, más cercana al thriller que al cine de superhéroes, con sus giros que dejan la boca abierta y su espectacularidad intrínseca, vuelan muy alto gracias a la mejor versión de Robert Downey Jr., la estrella.

Iron Man3.2

En el filme, él es más hombre orquesta que nunca manteniendo el equilibrio entre el reverso dramático de su personaje (las secuelas de lo que pasó en Nueva York, su relación con Pepper) y la verborrea satírica de su personaje, más lapidaria que nunca. Por suerte, los secundarios no se quedan en meras comparsas y consiguen hacerle una buena réplica, especialmente Gwyneth Paltrow, que se beneficia del incremento de repercusión que adquiere Pepper Potts, un perverso Guy Pearce y el memorable villano que encarna Ben Kingsley con el que se introduce una lección, como las que prodiga su personaje, sobre el papel que desempeñan los villanos en la sociedad actual. Como ya hicieron en El caballero oscuro con el Joker… pero diferente. Mención especial merece Ty Simpkins (el chaval tenebroso de Insidious), capaz de ganarle un pulso a la estrella de la película y destacar como uno de los mejores puntos del filme.

Iron Man 3

Iron Man 3 demuestra que se puede hacer una película de superhéroes adulta y de cierta gravedad sin tener que recurrir a la oscuridad y solemnidad del Batman de Christopher Nolan, conservando intacto su gran sentido del humor. Tal y como pasó el año pasado con Los Vengadores, el filme es una de las mejores propuestas abiertamente palomiteras del año porque ofrece diversión constante, espectacularidad y al menos aquí una historia con empaque, individual y que no sirve para colocar las bases de las futuras películas de Marvel como ocurrió con Iron Man 2 (la escena tras los créditos es un simple guiño cómico). Además, nos encontramos ante el mejor cierre posible de las aventuras en solitario de Tony Stark. Si convencen a Downey Jr. a base de millones de que vuelva para una cuarta, dudo que se pueda volar más alto que aquí.

8/10