20/4/13

Cariño, me he comido a tu novio

Poster Warm Bodies

Dir.: Jonathan Levine
Int.: Nicholas Hoult, Teresa Palmer, John Malkovich, Rob Corddry, Analeigh Tipton, Dave Franco
¿De qué va?: En un mundo asolado por una plaga de muertos vivientes, R, un zombi con problemas existenciales, entabla una extraña amistad con la novia de una de sus víctimas. Esta insólita relación provoca una reacción en cadena que cambia su vida, la de sus compañeros zombis y probablemente la de todo el planeta.

Reseña: Las mujeres se pirran por los chicos malos. Es algo que todo pagafantas que se precie ha sufrido en sus carnes cuando ve que esa chica a la que ama incondicionalmente le declara su amistad eterna para irse después en la ‘furgo’ del malote de turno, con la convicción de que detrás de su pose se esconde un tierno corazón que ella conquistará… En fin. Esta afición por los amores imposibles es la que ha provocado que cosas como Crepúsculo hayan conseguido un éxito tan inmerecido, porque no hay nada que les guste más a las jovencitas que experimentar un romance a lo Romeo y Julieta… y si es con criaturas fantásticas peligrosas ya ni te cuento.

WARM BODIES

Si los vampiros y los hombres lobo han tenido su ración de amor púber, ¿por qué no los zombis si están más de moda que nunca? ¿Porque están muertos, comen cerebros y apestan a podrido? ¡No hay problema! El Romeo de Memorias de un zombie adolescente, traducción muy libre del original Warm Bodies (Cuerpos calientes), es un aseado muerto viviente cansado de ir por ahí vagando y comiendo carne humana que empieza a sentir algo cálido en su interior cuando conoce a su particular Julieta, que para más inri es la hija del líder de la resistencia humana. Su historia de amor guarda varios guiños a la inmortal obra de William Shakespeare y a las películas del género zombi, en especial a las de su creador, George A. Romero, poniéndose del lado de los no-muertos.

WARM BODIES

Sin embargo, lo que funciona muy bien sobre el papel (ignorando qué tal estará la novela en la que se basa) no acaba de convertirse en el gran entretenimiento que prometía bajo la dirección de Jonathan Levine, quien consiguió hacer  reír con un tema tan serio como el cáncer en 50/50, porque la mayoría de los mejores gags han sido destripados en el tráiler y porque carece totalmente del sangriento y pútrido cachondeo de Zombis Party y Zombieland, tal vez para obtener la calificación por edades que permite que los críos pasen por caja. Además, el desarrollo de los acontecimientos es harto previsible, cuenta con alguna incoherencia interna (¿por qué los zombis a veces sólo pueden caminar y otras corren como se las pelan?) y cuenta con un desenlace domesticado que nos viene a decir que el amor lo puede todo de la forma más mundana posible.

WARM BODIES

Las virtudes de la película se encuentran en su pareja central, Nicholas Hoult, enternecedoramente muerto, y Teresa Palmer, la versión rubia de Kristen Stewart con algo más de carisma, las aportaciones secundarias de Rob Corddry y Analeigh Tipton (lo de John Malkovich es meramente testimonial), una inteligente selección musical cargada de dobles sentidos, algún que otro gag inspirado y la pulla que lanza a una sociedad habitada por individuos que van por la calle como muertos vivientes comunicándose tan sólo a través de sus aparatitos. El resto se deja ver sin problemas pero le falta mordiente… irónicamente.

5’5/10