24/12/11

Corsé sombrío

Poster Jane Eyre
Dir.: Cary Fukunaga
Int.: Mia Wasikowska, Michael Fassbender, Jamie Bell, Judi Dench, Sally Hawkins, Imogen Poots
¿De qué va?: Tras ser educada en un estricto orfanato de Inglaterra, la joven Jane Eyre empieza a trabajar como institutriz en la aislada y sombría mansión victoriana del acomodado Edward Rochester.  La inicial frialdad del dueño de la casa pondrá a prueba la fortaleza de Jane, que poco a poco comenzará a tener sentimientos por él.

Reseña: Hay historias que jamás nos cansamos de escuchar cuando nos las saben contar bien. He de reconocer que no he visto ninguna de las múltiples adaptaciones cinematográficas y televisivas que se han hecho de Jane Eyre, la popular novela de Charlotte Brontë, y es raro porque no le hago ascos a las historias de época ambientadas en la campiña inglesa. Aún así, la historia no me resulta ajena porque no es muy diferente a las obras de Jane Austen, sin embargo, el enfoque con el que la ha encarado el director Cary Fukunaga es tan atractivo e innovador que de buen seguro también agradará a los que conozcan hasta dónde se ubican los puntos y comas de la obra original.

Jane Eyre2 
Y es que en esta Jane Eyre poco hay de la alegría y el alboroto que abundaban en Orgullo y prejuicio, Emma o Sentido y sensibilidad, así como de la fotografía luminosa y clara que exaltaba los prados verdes de la amada Inglaterra en las diferentes versiones cinematográficas. La triste historia de la solitaria Jane Eyre viene respaldada por nubarrones, niebla, sombras, ambientes grises y opacos que le confieren una atmósfera de cuento de terror, gótica y opresiva. En lo que se refiere a la historia propiamente dicha y sin conocer el texto en el que se basa, la adaptación parece bastante correcta, pues no da la sensación de que hayan agujeros negros en el guión (estructurado en varios flashbacks) como ocurre en otras ocasiones en las que monumentales relatos son mutilados para poder dar el salto a la gran pantalla, y sin sobrepasar las dos horas de duración.

Jane Eyre3 
Otro de los alicientes de esta versión es el excelente elenco que la interpreta. Mia Wasikowska por fin consigue un papel con el que poder lucirse, su primer  gran protagonista sin estar rodeada de los cromas de Alicia en el país de las maravillas, y realmente consigue demostrar su gran potencial como actriz. La joven encarna a una Jane Eyre fuerte, madura e inteligente, brillando en los momentos más tensos y dramáticos sin resultar excesivamente afectada o sobreactuada. Michael Fassbender exhibe suficiente carisma y porte como para ser algo más que el actor de moda en Hollywood, su Rochester recuerda a la historia de La Bella y la Bestia, pues encarna a un hombre brusco y misterioso que revela poco a poco su fragilidad interior a través del amor, mientras oculta un terrible secreto que alberga en su castillo. Judi Dench como la cándida ama de llaves, Jamie Bell como el inesperado protector de Jane y Sally Hawkins como la malvada (madrastra) tía contribuyen con sus interpretaciones a que esta última versión de la obra de Brönte sea tomada muy en serio.

Jane Eyre 
La Jane Eyre de Fukunaga es una adaptación que se siente moderna sin rendirse a las corrientes cinematográficas actuales, manteniendo su esencia intacta pero aportándole nuevos aires con los que consigue esquivar los calificativos de ‘rancia’ e ‘innecesaria’. Gustará tanto a los foráneos como a los versados en la historia, aunque a veces se eche en falta que deje a un lado la contención y frialdad imperante y se deje llevar por una pasión desgarrada, algo que, depende de como se mire, puede ser bueno o malo. Podría convertirse en el drama de época ideal de los detractores del género.

7’5/10