18/1/08

Así da gusto expiar pecados



Dir.: Joe Wright.
Int.: Keira Knightley, James McAvoy, Saoirse Ronan, Romola Garai, Vanessa Redgrave.
¿De que va?: En el verano de 1935, Briony Tallis, una precoz escritora de 13 años, cambia irremediablemente el curso de varias vidas cuando acusa al amante de su hermana mayor de haber cometido un crimen en el que no tuvo nada que ver.

Opinión: El trailer de la película que nos ocupa es de los que ponen la carne de gallina. En los escasos minutos que dura uno se da cuenta de que nos podríamos encontrar con uno de esos dramas épicos que se mantienen en la memoria por mucho tiempo. Sin embargo, siempre queda la duda de que sólo se trate de un drama preciosita y ñoño del montón... por suerte es mucho más que eso.



Se puede diferenciar perfectamente las dos partes en las que se divide la película a partir del hecho central que desencadena los acontecimientos. La primera parte transcurre en una preciosa campiña inglesa y se podría decir sin titubeos que es una clase magistral de cine como hace tiempo que no se hacía. Los planos, la música, los paisajes y esa forma de mostrar la misma escena desde distintos puntos de vista contribuyen a que el espectador se meta de lleno en la historia y de que muy difícilmente pueda desconectar de ella hasta su desenlace, a pesar de que la segunda parte de la película no esté a la altura de lo visto anteriormente...



No me malinterpreten, la parte "bélica" de Expiación es muy buena, pero el carril que coge la historia no es tan fresco como el comiezo, lo que hace que la atención baje un poco hasta que vuelva a subir en su estremecedor desenlace. Mención especial al plano secuencia de la playa, tal vez sea excesivo pero es increíblemente bueno.




No hay que olvidarse del reparto, sin él el resultado no sería tan bueno, y es que sin lugar a dudas se ha hecho un trabajo de cásting difícilmente superable. Keira Knightley es una buena actriz, pero lo es aún más cuando trabaja a las órdenes de Joe Wright. Aquí hace un papel totalmente contrario al de Orgullo y prejuicio y lo vuelve a bordar. Su parternaire en la pantalla, James McAvoy, es otro que está sublime y entre los dos surge una química que traspasa la pantalla. Otro gran acierto ha sido la elección de las actrices que interpretan a la maldita Briony (cuando vean la película sabrán por qué lo digo). Saoirse Ronan, Romola Garai y Vanessa Redgrave están totalmente compenetradas y crean un personaje único, con una evolución comprensible y manteniendo la esencia del mismo.




Podría seguir dando razones de por qué Expiación será una de las mejores películas del año que acaba de empezar, pero es mejor que vayan a verla y lo descubran por sí mismos. Lástima lo del segundo acto, es el único pero que le encuentro.

****1/2