11/3/16

Desprotegidos

Poster Virunga


La semana pasada, la activista y ecologista hondureña Berta Cáceres fue asesinada a tiros, mientras dormía en su propia casa. Cáceres fundó el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas (Copinh), dedicando su vida a la defensa de los derechos humanos y del pueblo lenca, la mayor etnia indígena de Honduras, cuando empresas multinacionales intentaron explotar los recursos naturales y vitales para su supervivencia. El asesinato de Cáceres, que apenas ha tenido cobertura en los medios, es la última de una larga lista de crímenes y atropellos contra la Naturaleza, las comunidades indígenas y contra aquellos que luchan por su conservación.

Virunga

Antes de estrenar su primer largometraje de ficción propio, Beasts of No Nation, Netflix ya había producido y difundido una película documental que gira en torno a una de tantas problemáticas que suceden cada día en el continente africano. Virunga nos muestra el Parque Nacional de nombre homónimo, ubicado en la República Democrática del Congo, y en el que habitan los últimos gorilas de montaña del mundo, una especie en peligro de extinción. Si bien la intención inicial del documental era retratar el progreso positivo que ha experimentado el parque gracias al compromiso de las Autoridades, el tema cambió cuando una compañía británica, Soco International, consiguió permiso para extraer petróleo dentro del lago que forma parte del parque, poniendo en peligro la vida de los gorilas, de la tribu indígena que habita la zona y de todo un ecosistema. A raíz de la aparición de Soco, seguimos los acontecimientos que se vivieron durante el año 2012 desde cuatro puntos de vista diferentes: una periodista de investigación, el líder de los guardabosques, un cuidador de gorilas y el Director del Parque de Virunga.

Virunga2

La realidad supera a la ficción una vez más en la historia que nos cuenta el documentalista Orlando von Einsiedel. Por temática se trata de cine de denuncia, pero narrativamente se acerca al thriller cuando el conflicto estalla y alternamos entre los diferentes protagonistas, creando un ambiente tenso que mantiene al espectador en vilo, aunque conviene aclarar que nunca frivoliza con la problemática que se vive en el Congo, sino todo lo contrario: denuncia una situación impactante que debería ser del conocimiento de todos, para darnos cuenta de cómo las grandes corporaciones mueven los hilos en países desfavorecidos con el fin de alcanzar sus propósitos empresariales, sin sentido moral que valga. Virunga, que fue nominado al Oscar a mejor documental el año pasado y producido por la compañía de Leonardo DiCaprio, es incómodo, indignante y espeluznante, pero también de visionado obligatorio; deja un resquicio para la esperanza y rinde tributo a aquellas personas que se juegan el pellejo cada día por conservar la cada vez más menguante Madre Naturaleza.

8/10