11/11/12

O.C: Con la muerte en los talones (1959)

Poster Con la muerte en los talones¿De qué va?: Debido a un tonto malentendido, un ejecutivo del mundo de la publicidad es confundido por unos espías con un agente del gobierno. Tras ser secuestrado y llevado a una mansión en la que es interrogado, consigue huir antes de que lo maten. Cuando al día siguiente regresa a la casa acompañado de la policía, no hay rastro de las personas que había descrito.

Reputación: North by Northwest (mejor su título en español, Con la muerte en los talones), es una de las películas más emblemáticas de Alfred Hitchcock, y fue su cuarta colaboración con uno de sus actores fetiche, Cary Grant, tras Encadenados, Sospecha y Atrapa a un ladrón. James Stewart estuvo muy interesado en el filme, pero Hitchcock le culpaba por el fracaso comercial de Vértigo debido a su rostro demasiado abatido. La Metro Goldwyn-Mayer quería a Gregory Peck, pero finalmente se contrató a Cary Grant por un sueldo de 450.000 dólares, una cantidad muy considerable para la época, más un porcentaje de los ingresos brutos. El guión de Ernest Lehman (Sonrisas y lágrimas, ¿Quién teme a Virginia Wolf?) recibe su inspiración de una historia real ocurrida durante la 2ª Guerra Mundial, cuando un grupo de secretarias de la embajada británica en Oriente Medio inventaron un agente secreto inexistente con el fin de engañar y despistar a los espías alemanes. Con la muerte en los talones fue nominada a tres Oscar: guión, montaje y dirección artística, pero como fue habitual con Hitchcock no ganó ninguno.

Con la muerte en los talones2

Hay multitud de curiosidades sobre la película: La actriz Jessie Royce Landis, que interpreta a la madre de Cary Grant, era solamente ocho años más mayor que él. También actúo ejerciendo de su suegra en otra cinta de Hitchcock, Atrapa a un ladrón. El cineasta realiza dos cameos en la película, en el primero se le ve claramente perdiendo el autobús al final de los créditos iniciales, y en el otro sale disfrazado de anciana en el interior de un tren, en el minuto 44. La frase de Eva Marie Sant “Nunca discuto de amor con el estómago vacío” fue doblada posteriormente en el versión original de la película. Si se leen sus labios podemos verla decir “Nunca hago el amor con el estómago vacío”.  Por último, el plano final de la película (el tren penetrando en un túnel), es una evidente metáfora sexual de la que los censores no se percataron.

Con la muerte en los talones

Comentario: Una de las cosas que más me ha llamado la atención de Con los muerte en los talones es que la acción arranca muy rápido, va directa al grano y a todo trapo, cuando en la filmografía de Hitchock abundan los Macguffin y las tramas secundarias que alargan el primer acto y despistan al espectador. Aún así, el maestro del suspense conserva su magia intacta, y consigue burlar la suspensión de credulidad con una historia que ha dado pie a numerosas películas sobre individuos corrientes que se ven involucrados sin querer en una trama conspiratoria, las cuales han intentado emularla con mejor o peor suerte (Enemigo público, La conspiración del pánico…). Tengo la impresión de que Con las muerte en los talones es una de las películas más ligeras de la carrera de Hitchcock, pero por ello no deja de ser una obra maestra.

Próximo visionado: Vive como quieras (1938)

1 comentario:

daniel dijo...

De las pocas peliculas de Hitchcock qu aun tengo pendiente, y creo que como todas sus demás joyas, me va a gustar :)
Un abrazo.