4/1/10

La familia bien, gracias


Todos están bien poster
Dir.: Kirk Jones
Int.: Robert De Niro, Drew Barrymore, Kate Beckinsale, Sam Rockwell, Melissa Leo
¿De qué va?: Fran Goode es un jubilado que enviudó hace unos meses y que está organizando una reunión con sus cuatro hijos, pero cuando todos le dan excusas para no asistir Frank decide emprender un viaje para ir hasta donde vive cada uno de ellos y ver por sí mismo cómo se encuentran.

Opinión: Para empezar, Todos están bien puede dar lugar a tres malentendidos: el primero, que el tráiler vende la cinta como una comedia cuando se trata de un drama con los cuatro momentos graciosos que se ven en el avance; el segundo, que en un primer momento parece que los hijos dejan a su padre en la estacada el día de Navidad cuando no es así, y por último que la frase que reza el título, Todos están bien, no es del todo cierta tal y como vamos descubriendo a través del periplo de su protagonista, pero eso es algo evidente porque de lo contrario no habría historia que contar.
 
Todos están bien3
Obviaré el hecho de que la película es un remake de un filme italiano del año 1990 ya que no lo he visto y no puedo decir si le hace justicia o no, pero de cualquier modo esta nueva versión es un drama amable que busca sin estridencias emocionar al espectador a través de la empatía que se pueda sentir por su protagonista, Robert De Niro encarnando un personaje de yayo enternecedor alejado de los personajes de tipo duro a los que estamos acostumbrados a verlo. El veterano actor se adapta perfectamente al nuevo molde, pero tampoco está a la altura de sus trabajos más memorables.
 
Todos están bien4Encarnando a sus retoños tenemos a Sam Rockwell, Kate Beckinsale y Drew Barrymore realizando una labor más que eficiente (sobretodo ésta última). Se supone que la película hace un poco de crítica a los hijos que dejan de atender a sus padres cuando abandonan el nido para establecerse por su cuenta, pero poco a poco nos van dando pistas de las razones de los hermanos hasta que le son reveladas al progenitor en un sueño onírico que le resta mucha credibilidad a la cinta.

Es a partir de entonces cuando el director, Kirk Jones, da rienda suelta a la sensiblería acompañada de una omnipresente banda sonora que enfatiza demasiado el drama y estalla en un epílogo almibarado a más no poder.
 
Todos están bien2

Durante el primer y el segundo acto de Todos están bien vamos conociendo a los miembros de una familia incomunicada desde que perdieron a un miembro importante de ella y que aparentan llevar una vida idílica que no tienen. Esa es la mejor parte de la cinta porque el acto final es carnaza para hacer llorar, aunque tiene algún momento rescatable como la secuencia del cuadro. 

*** 6’5