31/1/10

El factor humano de Clint


Poster Invictus


Dir.:
Clint Eastwood
Int.: Morgan Freeman, Matt Damon, Tony Kgoroge, Julian Lewis Jones, Adjoa Andoh, Patrick Mofokeng, Marguerite Wheatley
¿De qué va?: Tras ser elegido como presidente de Sudáfrica en las primeras elecciones democráticas del país, Nelson Mandela impulsó y apoyó al equipo de los Springboks en el campeonato mundial de rugby, como un medio de acabar con el odio y la desconfianza ocasionada por el apartheid.

Opinión: Tras Gran Torino, el infatigable Clint Eastwod vuelve a abordar la problemática de la segregación racial, pero desde una perspectiva muy diferente. Si en Gran Torino la figura central era un hombre huraño, de arma bajo el brazo y con una visión de la vida pesimista, en Invictus nos encontramos con el polo opuesto en la figura de Nelson Mandela, un señor que siempre ha destacado por sus ideales pacifistas y solidarios. El primero se sentía al final de su vida tras el fallecimiento de su esposa, el segundo se encuentra ante un nuevo comienzo después de haber pasado 27 años en prisión. Sin embargo, ambos comporten un sentimiento: la soledad.

Invictus 
Ese aislamiento en el que está envuelto el presidente tan sólo se deja leer entre líneas en secuencias aisladas, pues Eastwood prefiere centrarse en el empeño de Mandela por conseguir que en su pueblo dejen de existir las rencillas entre negros y blancos, y qué mejor forma de unir a la gente que con el deporte, que despierta un sentimiento de afición universal… siempre y cuando el equipo gane, porque en el momento en el que pierda la mayoría de los supuestos seguidores desaparecen, pero eso es otro tema que no viene al caso. O tal vez sí, porque Mandela se sirve del éxito de los Springboks para conseguir que la gente vea más allá del tono de piel y que olviden que tal equipo de rugby era un símbolo del apartheid.

Invictus4  
Invictus es una película de mensaje pacifista, positivo y optimista. Si no fuera por la reconocible dirección clásica de Eastwood podríamos dudar de si la cinta es obra del maestro, pues poco tiene que ver con los potentes dramas a los que nos tiene acostumbrados. La trama avanza sin sobresaltos, salvo algún que otro elemento inesperado que parece que va a provocar un giro de los acontecimientos... pero no. Nada ni nadie puede impedir que el discurso progresista de Nelson Mandela se oiga alto y claro, y quién mejor para transmitirlo que Morgan Freeman. Si no fuera porque a lo largo de su carrera nos ha brindado grandes interpretaciones podríamos decir esa manida frase de "¡Ha nacido para hacer de Mandela!", pero el talento de Freeman da para mucho más. Tal y como esperábamos da la talla realizando una labor intachable.

Invictus3 
Matt Damon cumple con creces, pero queda un tanto ensombrecido al no tener un papel tan interesante y magnético como el de Freeman. Las escenas de rugby están muy bien filmadas y son bastante entretenidas aunque no te interese ese deporte en absoluto. Lo que sí que se le podría achacar es que a Eastwood se le va la mano con la duración del partido final, al igual que acaba redundando en los planos generales del estadio, del júbilo de los espectadores y, en definitiva, subraye demasiado ese sensación pacificadora que impera en la película desde el primer plano hasta el último. Por considerarse una obra menor de Eastwood no habría que dejar pasar la oportunidad de ver una película tan clara en sus intenciones, y con un mensaje esperanzador que suena a viejo pero que nunca está de más recordar.

7/10