25/8/09

Frío digital

Enemigos públicos
Dir.: Michael Mann
Int.: Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard, Billy Crudup, Stephen Dorff, David Wenham, Stephen Graham
¿De qué va?: John Dillinger formó una famosa banda de atracadores de bancos que impulsó la lucha contra el crimen en América a nivel nacional. El agente Melvin Purvis lideró la búsqueda del carismático ladrón que se ganó el afecto del pueblo americano.

Opinión: Renovarse o morir. Eso han debido de pensar algunos de los directores más veteranos de Hollywood que recurren al reciclaje profesional para que los nuevos talentos no les quiten su puesto privilegiado en la industria cinematográfica. Michael Mann ha optado por rodar sus películas en formato digital de alta definición, lo que le da un aspecto más realista y tangible a la acción. Ya se había demostrado que el formato le sienta bien a thrillers contemporáneos como los anteriores trabajos de Mann, Collateral y Corrupción en Miami, pero aplicándolo a un género tan clásico como el cine negro de gángsters se corría el riesgo de que no cuajase del todo.

Enemigos publicos2 
Afortunadamente, a Mann le ha salido bien el experimento. El formato digital le da un aspecto nunca visto al Chicago de los años 30, sombrío y auténtico, apoyado también por una ambientación medida y sin excesos. Si algo chirría en el conjunto sería el manejo de la cámara, que puede llegar a marear sobretodo en las escenas de acción, muy bien rodadas pero desprovistas de sentido de la orientación (el comienzo del enfrentamiento en el bosque es confuso pero se resuelve con habilidad).

Enemigos publicos3 
Aunque lo que de verdad me molestó fue que durante los 140 minutos largos que dura el filme en ningún momento llegué a conocer a los personajes. Comprenderlos por sus acciones y no por sus palabras siempre es acertado, pero las motivaciones del protagonista, John Dillinger, quedan diluidas en sus aspiraciones de fama y gloria, mientras que su persecutor Melvin Purvis queda retratado de forma muy básica. Ambos personajes están interpretados de forma muy creíble por Johnny Depp y Christian Bale, aunque son los secundarios los que brillan a pesar de estar bajo la sombra de la principal estrella de la función, en especial Marion Cotillard, que va de menos a más con un personaje que sin su interpretación podría ser fácilmente desechable.

Enemigos publicos1 
Como la mayoría de las películas que se pasan de las dos horas, Enemigos públicos no mantiene alta la atención del espectador durante todo el tiempo. La primera hora se pasa volando pero la segunda es irregular hasta que levanta el vuelo en el tramo final. A pesar de su larga duración le falta tiempo para que podamos conectar con los personajes, tanto con los protagonistas como los secundarios. A pesar de ello, es un thriller notable que demuestra que se puede innovar manteniéndose fiel a los clásicos.

***1/2