7/2/09

Felicidad contagiosa


Poppy es una profesora de primaria que tiene un comportamiento hacia la vida muy positivo y optimista, actitud que despierta el desconcierto de la gente de su alrededor. Siempre busca el lado bueno de las cosas, aunque sean negativas. El día en el que le roban su bicicleta decide apuntarse a una autoescuela para sacarse por fin el carnet de conducir, y allí es donde conoce a su antítesis, un hombre muy terco que siempre está de muy mal humor. ¿Conseguirá Poppy contagiarle su alegría?


Happy. Un cuento sobre la felicidad es una comedia dirigida por Mike Leigh, director británico con un amplio recorrido en el drama (El secreto de Vera Drake, Secretos y mentiras) pero pionero en la comedia. No obstante, no nos encontramos con la típica comedia repleta de gags, sino de una historia con trasfondo focalizada en un pintoresco personaje principal que desquiciará a más de uno. Poppy se comporta de manera demasiado risueña e infantil lo que provoca que la opinión de los espectadores sobre la película esté condicionada a la tolerancia de los mismos por personas tan joviales como Poppy.

Al margen de las pasiones u odios que pueda levantar el personaje, resulta innegable el arrojo y desparpajo que le aporta la actriz que le da vida, Sally Hawkins (Cassandra's Dream) quien ha conseguido el Globo de Oro a mejor actriz de comedia por este papel. Ella es el motor de una cinta alegre y divertida (sobretodo en las clases de flamenco y de conducir) que se reserva un regusto amargo hacia el final de la cinta. Ya resultaba sospechoso que un tipo como Mike Leigh hiciera una película tan inocentona, pero al fin y al cabo ese toque suyo no hace más que redondear una película con ínfulas de cuento que resulta más realista de lo que en un principio podría parecer.

***1/2

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Un título agradable. Me encanta Hawkins y creo que merecía nominación al Oscar (igual que DiCaprio). Saludos Grinch!

http://cachecine.blogspot.com

Grinch dijo...

Con lo de DiCaprio estoy deacuerdo, se marca el papelón de su carrera (hasta la fecha) y no lo nominan injustamente.
Con Hawkins no sé, este año la categoría de mejor actriz estaba muy reñiday ya sabemos que los papeles dramáticos pesan más que los cómicos. Eso sí, el Globo de Oro fue merecidísimo.
Un saludete!