15/2/09

El camino a la madurez en Tree Hill



Creador: Mark Schwahn
Int.: Chad Michael Murray, James Lafferty, Hilarie Burton, Bethany Joy Lenz, Paul Johansson, Moira Kelly, Lee Norris, Antwon Tanner
Emisión: 2003 - Actualidad.
6 temporadas (Disponible en dvd)


Confieso que las películas de institutos americanos siempre han sido una de mis debilidades. Cuando estaba en edad escolar deseaba que mi colegio fuera como los de las películas, con fiestas de fin de curso, animadoras, clubes de teatro, elecciones al representante estudiantil con grandes campañas políticas, fiestas en enormes mansiones... Por desgracia, en mi niñez y posterior adolescencia no hubo nada de eso, por lo que me tuve que conformar con vivir las vidas de los adolescentes americanos que veía en el cine, y en especial en la televisión. Dawson crece marcó un hito en mi vida, no así Compañeros o Al salir de clase; las series españolas nunca me han gustado, la mayoría de las veces sus tramas son forzadas, se anclan en los estereotipos y están mal interpretadas (¿Alguien se ha atrevido a ver 18?). Dawson crece era diferente, el argumento y los personajes eran mucho más inteligentes, consistía en un retrato amargo a la vez de divertido sobre el paso a la madurez.

Pero llegó el día en el que Dawson dejó de crecer y tras la proliferación de series de adolescentes tuve que escoger una sustituta, que fue por un tiempo O.C.. A pesar de la irritante Mischa Barton y de que en cada capítulo celebraban una fiesta diferente era una buena serie que duró 4 temporadas. ¿Quién ocuparía ese vacío en mi interior reservado para un buen culebrón adolescente? La respuesta la encontre en One Tree Hill.


La historia comienza en Tree Hill, una pequeña localidad de Carolina del Norte. Nathan y Lucas son dos jóvenes que van al instituto y que comparten su afición por el baloncesto, pero les separa una gran rivalidad y algo más: son hijos del mismo padre, Dan Scott. Dan abandonó a la madre de Lucas, se casó, tuvo a Nathan y no quiso saber nada ni de Lucas ni de su madre. Mientras que Nathan tiene una vida acomodada y es el líder del equipo de baloncesto del instituto, Lucas no dispone de tantos lujos y juega en la cancha del parque. Hasta que el entrenador se fija en él y lo ficha para el equipo. Al mismo tiempo comienza una atracción entre Lucas y la novia de Nathan, Peyton, al igual que éste comienza a acercarse a la mejor amiga de Lucas, Haley. Como ven el culebrón está servido.


Durante cuatro temporadas hemos sido testigos de las idas y venidas de este grupo de adolescentes con las hormonas disparadas, y de los adultos, que no se diferencian mucho de ellos. Cuatro años de amistad, romances, traiciones, asesinatos, mentiras, enfados, reconciliaciones... Al finalizar la cuarta temporada los protagonistas de la serie acababan el instituto y se disponían a comenzar sus vidas como adultos llenos de esperanza y optimismo. Pero ¡ay! Los productores de la serie decidieron darle un vuelco y en la quinta temporada nos encontramos con los personajes cuatro años después de dejar el instituto, y las cosas no les van tan bien como esperaban...


De esta forman le han dado una inyección de aire a la serie y ha dejado atrás los dramas de pubertad para centrarse en dramas más propios de los veinteañeros tales como la frustración por no haber conseguido los propósitos marcados, la fidelidad conyugal, la vida laboral, la falta de inspiración... Además de que los actores de la serie de una media de 25 años pueden interpretar papeles más asequibles a su edad.


Otro de los alicientes de la serie es la importancia que le han dado siempre a la música (el título de cada episodio es el de una canción que tiene algo que ver con el tema del mismo), además de que cuenta con una banda sonora muy cuidada con canciones de grupos como Fall Out Boy (que hicieron una aparición en la serie), Gavin DeGraw, Jimmy Eat World, Nada Surf, The Cure, Snow Patrol, The Fray o Coldplay. Vamos, un lujo. Imprescindible el segundo volumen de la banda sonora, que también apareció en la serie como un cd benéfico para la lucha contra el cáncer de mama.


A pesar de que en Estados Unidos no obtenga grandes audiencias, sus fieles seguidores han conseguido que se siga en antena, y ya va por la sexta temporada (aún así le guardo rencor a la cadena, CW, porque fue la misma que canceló Veronica Mars y eso ¡¡no se lo perdonaré en la vida!!). En España la podemos ver por el canal de pago Cosmo y en La 2 cuando no tienen otra cosa que poner por las tardes, así que es mejor verla por Cosmo o Internet, y si es en versión original mejor que puede llegar a molestar la de veces que le han cambiado los doblajes a los personajes, además de que Sophia Bush (Brooke) tiene una voz ronca muy sexy.


P.D: De ahora en adelante dejo de acabar los comentarios de las series diciendo que les den una oportunidad y les echen un vistazo, porque si me molesto en escribirles una parrafada sobre ellas será por algo ¿no?

1 comentario:

Luis dijo...

Que bien que promociones ésta serie por aqui, me encanta OTH desde que empezaron a emitirla en la WB americana, y aunque a veces se les va un poco la pinza es una serie muy buena. Y tuvieron la gran idea sin precedentes de saltarse los años de universidad que se carga a todo este tipo de series.
Y como no, la música, grande en todos los episodios.