25/7/08

Turismo insólito



Dir.: Martin McDonagh
Int.: Colin Farrell, Brendan Gleeson, Ralph Fiennes, Clémence Poésy, Jérémie Rénier, Jordan Prentice
¿De qué va?: Tras una misión que acabó mal, Ken y Ray, dos asesinos a sueldo, reciben de su jefe la orden de permanecer en la ciudad de Brujas, en Bélgica, hasta nuevo aviso.

Opinión: En verano los cines se caracterizan, aparte de por congelarnos con el aire acondicionado a tope, en estar superpoblados por grandes superproducciones destinadas al gran público que ocupan más de una sala. Por eso, sorprende que esta pequeña película haya conseguido colarse dentro de la cartelera veraniega, y más aún si toda la película transcurre en la fría ciudad de Brujas, una preciosa ciudad no muy conocida por todos situada en Bélgica y que consigue que con la película una impagable publicidad. Porque por muchas pestes que eche el personaje de Colin Farrell sobre la ciudad, la verdad es que el director ha sabido sacarle el máximo partido a los edificiones históricos, calles y canales que componen Brujas, y te deja con ganas de visitar la ciudad por tu propia cuenta.


Pero más que un recorrido turístico, Escondidos en Brujas es una suerte de combinación de varios géneros que encajan a la perfección. Marcado con un omnipresente humor negrísimo, la película juega entre el drama y la comedia, simpatizamos y compadecemos a dos asesinos a sueldo atípicos, que deambulan por la ciudad como si de su propio purgatorio se tratase. La película está plagada de peculiares secundarios que aunque en un principio parezca que su función se reduce a protagonizar breves gags, según va avanzando la trama se descrubre que sus intervenciones serán cruciales en el sorprendente final de la película, demasiado irónico y crudo, pero igualmente buenísimo.

Colin Farrell siempre ha sido buen actor, pero en pocas ocasiones ha podido lucirse como en esta ocasión. Su interpretación podría tacharse de un poco sobreactuada, pero consigue ganarse la simpatía del personal con sus excesos y tics y nunca llega a caer pesado. Brendan Gleeson funciona como contrapunto sereno al personaje de Farrell, realizando una gran y contenida interpretación. Por último, Ralph Fiennes se deja ver en el último acto de la película para poner la ciudad de Brujas patas arriba.


Escondidos en Brujas es una película difícilmente clasificable, con una eficiente dirección y un inteligente guión, ambos a cargo de Martin McDonagh en su debut como largometrajista. Su película se vale de unos personajes singulares para contar una historia sobre el sentimiento de culpa y la redención, en un paraje frío e hipnótico. Al igual que los que eligen como destino de vacaciones las estaciones de esquí en verano, la película es un recomendable entretenimiento alternativo en estos días de mucho calor.

***1/2