23/7/08

Superhéroe de pacotilla



Dir.: Peter Berg
Int.: Will Smith, Charlize Theron, Jason Bateman, Eddie Marsan
¿De qué va?: Hancock es un superhéroe a la baja, alcohólico y antipático al que todo el mundo odia. Hasta que se cruza en su camino con un asesor de imagen que le intentará llevar por el camino recto de la popularidad y la gratitud de masas.

Opinión: Si hay un actor que actualmente es un valor seguro en el cine ese es Will Smith. El único actor que haciendo películas de cualquier género consigue recaudaciones por encima de los 100 millones de dólares, incluso con dramas, que son veneno para la taquilla. Al margen del dinero que amasan, suelen ser películas como mínimo aceptables (dejemos a un lado Wild Wild West y las secuelas de Dos policías rebeldes y Men In Black), y este Hancock pintaba bastante bien. La historia de un superhéroe que es lo contrario a lo que estamos acostumbrados a ver: un tío pasota que tiene problemas con la bebida y al que nadie soporta.


La película va desde el primer momento al grano y apunta maneras tocando algunos elementos implícitos en las historias de superhéroes que otras películas similares pasan por alto, como los desastres que provocan estos tras sus peleas, dudando en si es mejor la cura que la enfermedad. A decir verdad, Hancock es un tipo desagradable pero que conecta con el público gracias a la empatía que desprende Will Smith en cualquier papel que interprete (habría que verlo en un personaje de asesino o violador) y gracias a un par de gags se disfruta de la antipatía de su personaje, explotando la reciente moda de la que es pionero el Doctor House. De este modo, el intento de rehabilitación de la mano de un asesor al que Hancock salvó la vida está bastante bien y se pasa un rato muy entretenido.


Pero ¡uy! ¿Qué pasa? Todo se ha resuelto muy rápido y sólo ha pasado una hora ¿ahora qué? Eso debieron preguntarse los guionistas cuando estaban escribiendo el libreto de la película, y no se les habrá ocurrió otra cosa que sacarse una sorpresa de la manga que acaba por convertir la película en algo totalmente diferente a lo que habíamos visto hasta entonces, con una historia con presunto trasfondo trágico y unas explicaciones que rozan el absurdo.
Si en algo gana la película es en dar mayor protagonismo a una guapísima Charlize Theron, pero la nueva historia es una ida de olla absurdamente razonada. El resultado no llega al patetismo de lo que fue Mi super ex-novia, referencia más cercana al tocar también el tema de los superhéroes en un tono desenfadado y cómico, pero tampoco es como para ponerse a aplaudir.


El dire, Peter Berg realiza una labor un tanto irregular. Las escenas de acción están bien pero tampoco son destacables, y en los momentos dramáticos se dedica a rodar primeros planos temblorosos, como si estuviera rodando un drama intimista. El resultado es bastante chusco, y aunque se deja ver un poco de la mala baba de la que hizo gala en Very bad things, tampoco es gran cosa por muchos tacos que se oigan.


En conclusión, Hancock mola hasta la última media hora. Una lástima porque el arranque tenía una buena premisa que no supieron aprovechar al dar un giro de 180º que no venía a cuento. Tienes dos películas por el precio de una entrada, lástima que la segunda no esté a la altura de su antecesora.

**1/2