5/4/08

Trucos de magia desabridos




Dir.: Gillian Armstrong
Int.: Guy Pearce, Catherine Zeta-Jones, Saoirse Ronan, Timothy Spall
¿De qué va?: El famoso mago Harry Houdini ofrece una recompensa a la persona que logre contactar con su fallecida madre y le diga las últimas palabras que dijo en vida. Una médium y su hija intentarán hacerse con el dinero mientras la relación del mago con la médium se hace cada vez más intensa.

Opinión: El reciente éxito de películas en las que los trucos de magia eran los protagonistas provocaron que esta película centrada en la figura de uno de los magos más famosos de la historia, Harry Houdini, retrasara su fecha de estreno para no verse eclipsada por sus predecesoras. De cualquier modo la película también puede salir beneficiada al atraer al público que quiera ver un producto en la línea de El ilusionista o El truco final. Aunque estas dos no fueran perfectas, la primera pecaba de previsible y la segunda de enrevesada, contaban con una historia intrigante e interesante y con unas actuaciones de primera. Lamentablemente aquí no hay ni de lo uno ni de lo otro.




El último gran mago (mejor no hablar de la traducción del título) desperdicia lo que podría ser una gran historia de suspense y atracciones fatales para decantarse por el drama romántico, que podría estar bien sino fuera por la forma tan poco interesante en la que nos lo cuentan, aderezado con una obsesión por los progenitores difuntos que acaba resultando cargante. La pareja formada por Guy Pearce y Catherine Zeta-Jones no tiene química alguna, él está simplemente correcto pero no me creo para nada la evolución del personaje de ella. Por otra parte, quien espere ver trucos de magia y escapismo se decepcionará totalmente pues tan sólo son una anécdota de la cinta.




Lo mejor es sin duda alguna la actuación de la niña, Saoirse Ronan, que ya demostró el talento que tiene en la gran Expiación, pero aquí es que se come a sus compañeros de reparto con papas fritas. Y poco más que se pueda salvar, ya que aunque está bien que enfoquen el asunto de la magia de forma realista una pirueta de guión en el desenlace me hace dudar al respecto. Lo único que nos queda es una profunda decepción, pues esta vez nos han vendido el gato por liebre como hace tiempo que no lo hacían.

**