22/4/08

Redenciones cruzadas


Dir.: Gavin Hood
Int.: Jake Gyllenhaal, Reese Witherspoon, Meryl Streep, Alan Arkin, Peter Sarsgaard, Omar Metwally, J.K. Simmons
¿De qué va?: Anwar El-Ibrahimi es un egipcio afincado en EE.UU. que es sospechoso de terrorismo cuando cogía un vuelo de vuelta a casa. Mientras es torturado en unas instalaciones secretas su mujer hace todo lo posible por encontrarle.

Opinión: Hace unos días leí en un periódico que habían soltado a un periodista iraquí detenido por los Estados Unidos acusado de estar vinculado a un grupo terrorista tras 24 meses de encarcelamiento. Es una muestra evidente de que los altos cargos de Norteamérica se pasan mucho en su empeño por mantener la seguridad ciudadana poniendo en práctica métodos inhumanos, como es el caso de la llamada rendición extraordinaria, que consiste en extraditar a los sospechosos de terrorismo a otros países en los que los encarcelan y someten a interrogatorios y duras torturas.


Este es el tema principal de Expediente Anwar (mucho mejor su título original, Rendition), una película que enlaza varias historias diferentes conectadas por un atentado que desencadena los acontecimientos. Quizás les suene a películas como Babel o Syriana, esta última es a la que más se parece, puesto que las dos cuentan los hechos desde dos puntos de vista opuestos, los norteamericanos y los terroristas. Rendition no es tan compleja y enrevesada como Syriana, aunque también juega con el orden cronológico de los acontecimientos es mucho más fácil de seguir y entender, lo cual no tiene por qué ser algo bueno ni malo, sin embargo las influencias son evidentes.


Lo más destacado de la película es que denuncia un atentado a la libertad humana del que todo el mundo es consciente de su existencia pero del que prefieren mirar a otro lado. Y eso que incluso las torturas que salen en la película son un tanto 'light', y seguro que hay otras mucho peores que no salen en pantalla. El director Gavin Hood va narrando los acontecimientos a paso lento pero firme, culminando en un clímax final aderezado con una gran revelación la cual si son suspicaces habrán adivinado a mitad del metraje, aunque si lo averiguan tampoco le resta impacto.

En una película coral en la que nadie puede alzarse como absoluto protagonista es necesario un reparto que aproveche los breves momentos en los que aparece en pantalla. Uno de los puntos fuertes de Rendition es que tanto los actores famosos como los deconocidos brillan con luz propia. Jake Gyllenhaal acierta con su interpretación más contenida hasta la fecha y Reese Witherspoon sabe transmitir la desesperación e inseguridad de quien desconoce el paradero de un ser querido.
De Meryl Streep ya sabíamos que se luce interpretando a personajes fríos y antipáticos, así que la sorpresa recae en los intérpretes poco conocidos como Yigal Naor, el actor que interpreta al torturador, un personaje más interesante que los colegas de profesión que suelen aparecer en este tipo de películas.


Rendition es una buena película, más que nada por lo necesaria y útil que puede llegar a ser, aunque podría haber sido aún más dura, y deja en el aire el dilema de si las torturas son necesarias incluso cuando el sujeto es culpable en realidad. Esto no es como las viejas películas del Oeste, unos no son los buenos y los otros los malos, sino todo lo contrario.

***1/2