20/6/16

O.C: Verano violento (1959)

Poster Verano violento¿De qué va?: En plena Segunda Guerra Mundial, Carlo y su pandilla pasan el verano entre bailes, excursiones y juegos en la playa. Gracias a su influyente padre, Carlo se está librando de entrar en el ejército, pero cuando empieza a enamorarse de Roberta, una mujer viuda mayor que él, todo cambiará para él.

Reputación: Segundo largometraje del director italiano Valerio Zurlini, realizado cinco años después de su exitosa ópera prima, Le ragazze di San Frediano (1955). El film fue recibido con buenos ojos por la crítica: nominado a los Globos de Oro italianos en la categoría de mejor película, ganador del premio a mejor actriz (Eleonora Rossi Drago) en el Festival de Mar del Plata y en el sindicato italiano nacional de periodistas cinematográficos, además de una mención a mejor música por este último. Sin embargo, la película tuvo escasa difusión fuera de su país, ni siquiera llegó a estrenarse en cines españoles. Zurlini tuvo mejor suerte con sus dos siguientes trabajos, pues La chica con la maleta (1961) es recordada por ser una de las mejores interpretaciones de Claudia Cardinale, y con Crónica familiar (1962) ganó el Léon de Oro del Festival de Venecia, ex-aequo con La infancia de Iván.

Verano violento

Comentario: Poco puede haber más idílico que un verano en la costa italiana. Sin embargo, la imagen de postal desaparece cuando unos aviones de combate o el lejano ruido de las bombas y los disparos nos trae de vuelta a la realidad, a una Guerra Mundial de la que nadie puede escapar. Verano violento versa sobre el romance entre una mujer viuda de muy buen ver y un muchacho que está retrasando lo máximo posible su llamada a las filas. La felicidad consecuente del pasional romance de verano se ve truncada constantemente, ya sea por la desaprobación de aquellos que les rodean o por ese conflicto bélico que les empuja de vuelta a la terrible realidad. Melodrama que materializa el estado emocional de sus personajes a través de los escenarios (desde una soleada playa hasta unas ruinas en llamas), construye la tensión sexual a través de miradas, roces, bailes y la química que comparte su estupenda pareja protagonista, culminando en un tremebundo acto final, magníficamente rodado y muy emocionante. En definitiva, una película que merece ser rescatada del olvido.

Próximo visionado: Pauline en la playa (1983)