5/10/15

O.C: Jezabel (1938)

Poster Jezabel¿De qué va?: Julie Marsden es una bella y temperamental sureña que mantiene una tirante relación con su prometido, el banquero Preston Dillard. Tras el último desaire protagonizado por la joven en un baile de sociedad, Preston se va al Norte. Tres años después, Preston regresa, y aunque Julie tiene claro que ya no lo dejará escapar, su amado aparece con una esposa bajo el brazo.

Reputación: Basada en la obra teatral homónima escrita por Owen Davis, fue la primera de las tres colaboraciones entre el director William Wyler y la actriz Bette Davis, quienes además mantuvieron un romance durante el rodaje a pesar de que ella estaba casada con el músico de jazz Harmon Nelson, del que se divorció ese mismo año. Wyler le escribió una carta para pedirle matrimonio, con la mala suerte de que Davis no decidió ni abrir el sobre, puesto que acababa finalizar una jornada de rodaje en la que había discutido con el director. Cuando decidió leerla a la semana siguiente ya era demasiado tarde: Wyler le había solicitado una respuesta inmediata, o de lo contrario se casaría con otra mujer, algo que ocurrió horas después de abrir la carta. Davis siempre se arrepintió de ello, asegurando que Wyler fue el amor de su vida. Irónicamente, la siguiente película que rodaron juntos se llamaba La carta (1939).

Jezabel2

Wyler era un director muy meticuloso, exigiendo a sus actores a repetir una toma numerosas veces hasta conseguir la perfecta. Davis tuvo que repetir un plano de ella bajando por unas escaleras hasta 30 veces, pero cuando vio que gracias a ello había conseguido una expresión perfecta para su personaje, jamás volvió a dudar del método del director, que por otra parte provocó que el rodaje se extendiera 28 días más de lo que estaba previsto, poniendo nervioso a la estrella masculina, Henry Fonda, que quería estar a tiempo en Nueva York para asistir al nacimiento de su hija, una tal Jane Fonda. Sin embargo, el esfuerzo del equipo fue tan positivo que obtuvo 5 nominaciones a los Oscar, incluyendo el de mejor película, y de los que ganó el de mejor actriz para Davis (ya lo había ganado tres años antes por Peligrosa) y el de mejor actriz secundaria para Fay Bainter.

Jezabel

Comentario: Al ver Jezabel, es inevitable pensar en Lo que el viento se llevó (1939), con la que comparte algunos aspectos de la trama, como la incipiente decadencia de los estados del sur al comenzar la Guerra de Secesión o una protagonista femenina testaruda y a contracorriente que, aunque nunca esté dispuesta a reconocerlo, sufre por la tormentosa relación que mantiene con el único hombre que la comprende y que está dispuesto a plantarle cara. Si bien en comparación la película de William Wyler palidece frente al colosal periplo de Scarlett O’Hara, no se trata en absoluto de un filme desdeñable, que tiene a su favor una mirada más crítica y afilada en torno a las ridículas costumbres de la sociedad sureña, así como al esclavismo y a la separación de clases, y la tremenda interpretación de la siempre inmensa Bette Davis, haciendo una vez más de mala, sí, pero de una mala que en su afición por los juegos y el escándalo comete un error por el que pagará el resto de su vida, a golpe de angustia y redención.

Próximo visionado: Dieciséis velas (1984)