7/10/15

La jefa

The Good Wife

Creador: Michelle King, Robert King
Int.: Julianna Margulies, Josh Charles, Christine Baranski, Matt Czuchry, Archie Panjabi, Alan Cumming, Chris Noth
Emisión: 2009 – ¿2016?, CBS
7 temporadas

El domingo pasado arrancó en Estados Unidos la emisión de la séptima temporada de The Good Wife, la cual, según la teoría de los títulos de los capítulos elucubrada por los fans, será la última de la serie. Ni sus responsables ni la cadena se han pronunciado al respecto, pero todos los seguidores tenemos la impresión de que la historia de Alicia Florrick está llegando a su fin natural, y que no se alargará más para no empañar el impecable progreso que ha tenido la serie desde su discreto comienzo.

The Good Wife3

Tan discreto como lo era por aquel entonces, hace seis años, Alicia Florrick, una ama de casa que retomaba su carrera como abogada cuando su marido, un famoso político, era encarcelado por malversación de fondos, destapándose asimismo un escándalo sexual. Mientras lidiaba con la vergüenza de haber vivido en una mentira, Alicia decidía empezar de nuevo entrando a trabajar en el bufete de un viejo amigo de la carrera, Will Gardner (Josh Charles), retomando la carrera de derecho que abandonó al casarse. Así, The Good Wife se presentaba como un procedimental sencillo, con un caso por capítulo y con una trama personal transversal en la que Alicia intentaba ganarse un puesto fijo en el bufete al tiempo que lidiaba con sus dos hijos, su suegra, su marido en la cárcel y la reparación de sentimientos románticos hacia su ahora jefe.

The Good Wife4

Pero conforme la serie fue avanzando ganó en complejidad, presentando casos judiciales homólogos a la realidad (Wikileaks, Google, Robert Durst, abusos sexuales en el ejército… la lista es larguísima),  con amplios arcos argumentales e inesperadas resoluciones; aparecieron nuevos personajes, clientes y abogados, con una personalidad muy marcada que se convertirían en recurrentes, no sólo de una temporada, sino de toda la serie, pero, sobre todo, abrió un nueva vía argumental a través del marido de Alicia, Peter Florrick (Chris Noth), de marcado carácter político, que enriqueció y expandió las posibilidades de la serie hasta límites insospechados. Porque la forma de tratar la política en The Good Wife es trepidante, sorprendente y didáctica (sin ser aleccionadora), capaz de cambiar el concepto que puede tener el espectador respecto a la política e interesarse por ella… como me pasó a mí.

The Good Wife5

Si bien las tramas conforman uno de los grandes pilares en los que se sustenta TGW, el otro sería su galería de personajes, empezando, cómo no, con su protagonista, Alicia Florrick, uno de los personajes que ha experimentado la evolución más rotunda, incisiva y feminista de la historia de la televisión. Julianna Margulies sabe que jamás se verá en un papel tan jugoso y lo aprovecha al máximo, consiguiendo que empaticemos completamente con ella y vivamos sus victorias, derrotas, alegrías, decepciones, penas y pérdidas como si fueran nuestras  (no entraré a valorar la polémica que se ha formado en torno a cierta pelea con una compañera de trabajo…). No obstante, aunque ella sea la absoluta protagonista, la serie goza de una gran pluralidad, teniendo personajes potentes y carismáticos tanto en sus primeras filas como en las segundas y terceras. Es imposible no rendirse ante la elegancia y el espíritu combativo de Diane Lockhart (Christine Baranski),  ante la energía incombustible de Eli Gold (Alan Cumming), ante la creciente madurez de Cary Agos (Matt Czuchry) o ante el seductor misterio que rodea a Kalinda Sharma (Archie Panjabi).

The Good Wife

Pero es que en esta serie hasta los personajes de apariciones esporádicas son geniales y unos auténticos robaescenas, siempre encarnados por intérpretes que son grandes aciertos de casting, ya sean intérpretes conocidos como Matthew Perry, Michael J. Fox, Matthew Goode o Stockard Channing (Alicia no podría tener una madre mejor) o rostros habituales de la pequeña pantalla, como Dylan Baker, Martha Plimpton o Carrie Preston, cuyo personaje, la disparatada abogada Elsbeth Tascioni, es una de las presencias secundarias más agradecidas y divertidas de la serie. No obstante, uno de los pocos ‘peros’ que le podemos atribuir a TGW tiene que ver con ellos, y es que muchos desaparecen de las tramas sin previo aviso,  privándoles de tener una despedida a la altura de su participación en la serie.

The Good Wife1

Esta entrada ha estado en mis borradores, incompleta, desde hace cinco meses. Tenía miedo de no estar a la altura de la que creo que es la mejor serie que hay actualmente en la televisión (y tal vez mi favorita de todos los tiempos), de no hacer justicia a una serie que ha estado en constante evolución, pasando de ser un procedimental de abogados a algo mucho más ambicioso, un diáfano espejo de la sociedad y de la política americanas; que carece de capítulos de relleno (algo insólito en series de temporadas largas) y con auténticos capitulazos para enmarcar, como Hitting the fan (5x05), conocido por ser la “boda roja” de la serie, un capítulo que ejerce de punto de inflexión y dinamita las relaciones de los personajes con una tensión palpable; que posee un ritmo con tramas bifurcadas que funcionan a toda máquina en la mayoría de los casos (la del ex-marido de Kalinda es la excepción) y con unos desenlaces que suelen cerrar cada capítulo con elegancia y fina ironía, dejándonos a los espectadores a cuadros.

The Good Wife

Sigo sin creer que haya estado a la altura porque lo mejor que se puede hacer para descubrir la grandeza de The Good Wife es, simplemente, sentarse a verla (si es con una copita de vino mejor) y gozar, como yo mismo volveré a hacer a partir del desdichado pero necesario día en el que Alicia Florrick dé carpetazo y pase a formar parte de la Historia de la Televisión. Así, en mayúsculas.