11/8/11

O.C: El planeta de los simios (1968)

Poster El planeta de los simios¿De qué va?: George Taylor es un astronauta que forma parte de la tripulación de una nave espacial que se estrella en un planeta desconocido en apariencia inhóspito, pero pronto se dará cuenta de que el lugar está gobernado por un grupo de simios inteligentes que tienen esclavizados a unos seres humanos salvajes que son incapaces de articular palabra alguna. Cuando su líder, el Doctor Zaius, descubre que George no es como los demás decide que hay que eliminarlo.

Reputación: Clásico de la ciencia-ficción basado en la novela homónima del escritor francés Pierre Boulle. El proceso de producción de la película no fue tarea fácil, costó convencer a la Twentieth Century Fox de que le diera luz verde, pues no estaba en situación de invertir en un proyecto tan arriesgado al encontrarse en una delicada situación económica debida a recientes fracasos comerciales. Gracias al apoyo del director Flankin J. Schnaffner y de la estrella Charlton Heston, que ya habían colaborado juntos en El señor de la guerra, la película pudo salir adelante con un abultado presupuesto de 5’7 millones de dólares, calderilla comparada con las cifras que se manejan actualmente en Hollywood. La labor del maquillador John Chambers en la caracterización de los simios le valió un Oscar honorífico, puesto que dicha categoría aún no se había incluido en la entrega de premios. El filme obtuvo además dos nominaciones por su vestuario y banda sonora, pero donde logró triunfar de verdad fue en la taquilla, convirtiéndose en un éxito mundial que propició cuatro secuelas, dos series de televisión, un remake y una precuela que se acaba de estrenar, por no hablar del impacto que provocó en la cultura pop.

El planeta de los simios 
Comentario: A diferencia del remake de Tim Burton, más preocupado en el espectáculo que en el mensaje de la historia, la película es un ejercicio puro de ciencia ficción que encierra una reflexión sobre la ambición desmesurada del ser humano expuesta al revés, con simios en posesión  del poder y debatiéndose acerca de la legitimación de la ciencia en contra de la religión, pero todo tiene que ver con la sociedad autodestructiva que ha construido el hombre en la vida real, generando a su paso males universales como la colonización, la guerra o la intolerancia. Aquí la batalla más espectacular se labra en el interior del personaje de Charlton Heston y el del Doctor Zaius, dos caras de una misma moneda que deben asumir y cargar con los errores de sus respectivas razas. Maravilloso desenlace, seco y fatídico, lástima que con el tiempo haya perdido el factor sorpresa por haberse convertido en una imagen remarcada de la iconografía popular moderna.

Próximo visionado: Alien, el octavo pasajero (1979)

2 comentarios:

Particula Elemental dijo...

Dr. Zaius, Dr Zaius! Dr. Zaius, Dr. Zaius! Dr. Zaius, Dr. Zaius ohhhhh Dr. Zaius!!!

jejejeje

Blanch dijo...

Si la película incluyera ese número musical ya sería apoteósico xD