21/1/11

O.C: Rashomon (1950)

Rashomon

¿De qué va?: En el Japón del siglo XII, un leñador, un sacerdote budista y un peregrino discuten sobre el juicio a un bandido acusado de asesinar a un señor feudal y de violar a su esposa. Resguardecidos de una lluvia torrencial bajo las puertas del derruido templo de Rashomon, los tres hombres repasan las distintas versiones de los hechos desde el punto de vista del ladrón, la mujer, el asesinado –con la ayuda de una médium- y el leñador, único testigo del suceso.

Reputación: Akira Kurosawa es uno de los directores más celebres del cine japonés y Rashomon una de sus obras más conocidas y reputadas. El filme, uno de los primeros en ganar el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, está considerado como la primera historia judicial del cine y su estructura fracturada y dividida en múltiples puntos de vista sentó un precedente en el cine que fue imitado en multitud de ocasiones posteriores. También está considerada como una de las primeras películas que abrió las puertas del cine oriental hacia el Occidente y la que catapultó a Kurosawa a la fama mundial, cuyas posteriores obras también fueron acogidas con un gran éxito, caso de Yojimbo o Los siete samuráis, la cual esta última ha sido adaptada a múltiples géneros y nacionalidades.

Rashomon1 
Comentario:
Rashomon es una fábula moral con una visión pesimista del ser humano, retratado con egoísmo y falsedad intrínseca, aunque siempre haya un rayo de esperanza en las pocas personas que obran de forma honesta y sincera. Con escasos medios pero con mucha habilidad técnica, Kurosawa filma una historia agrietada y abierta a múltiples interpretaciones, aunque no resulte excesivamente complicado descifrar el material filosófico que nos quiere transmitir el autor. Para mi gusto le falta un poco de dinamismo, pero sin duda es una obra digna de ver y de discutir en profundidad.

Próximo visionado: Calle mayor (1956)

3 comentarios:

Liou dijo...

Interesante...

Moonlight dijo...

Vi esta película en mi asignatura de Historia del Cine. Kurosawa se ciñe mucho a la tradición narrativa japonesa y por eso es algo densa, pero los distintos puntos de vista son una metáfora sorprendentemente palpable sobre algo que sucede realmente: la manera en que cambian los hechos según quién los cuente. Una obra maestra, en mi opinión.

Blanch dijo...

Amén!!