14/11/09

Magia en el acantilado

Ponyo en el acantiladoCualquiera que sepa un poco del cine actual que de verdad importa sabrá que las películas de Hayao Miyazaki son tan esperadas por el cinéfilo medio como lo son las de Tim Burton, Martin Scorsese o Woody Allen. Miyazaki lleva a cuestas una destacada trayectoria en la animación japonesa: responsable de películas que se han convertido en clásicos como La princesa Mononoke o Mi vecino Totoro (reestrenada en España hace un par de semanas), llegó al punto álgido de su carrera con El viaje de Chihiro, que le valió el Oscar a mejor película de animación para desconcierto de sus rivales americanas.

Ponyo en el acantilado2 
¿Por qué malgasto un párrafo en poneros en antecedentes? Pues porque yo tampoco me puedo considerar un experto en las películas de Miyazaki, y por eso mi comentario sobre Ponyo en el acantilado va a parecer el de un turista, porque mi único acercamiento al “universo Miyazaki” había sido hasta ahora El viaje de Chihiro. Pero tengo intenciones de que eso cambie muy pronto.

Ponyo en el acantilado3 
Ponyo en el acantilado es la historia de un pez que ansía convertirse en humano cuando se enamora de un niño, Sasuke. ¿Les suena a algo? Sí, La sirenita, pero las similitudes se quedan ahí, porque el cuento de Ponyo poco tiene que ver con el de Ariel. La película cuenta una historia sencilla pero con mucho sentimiento, emoción y mucha, mucha imaginación. El mensaje de respeto al océano y a los ancianos no chirría en ningún momento porque nunca cae en la redundancia. El filme es infantil, pero no por ello deja de ser disfrutado por el público de todas las edades.

Ponyo en el acantilado1 
Resulta bastante complicado no dejarse seducir por los brillantes diseños de la película, simbolizados en un precioso pueblo levantado a las orillas de un inmenso mar donde conviven peces de todos los colores y tamaños. Ponyo en el acantilado contiene secuencias e imágenes realizadas con una inventiva y habilidad incuestionables: la declaración de amor en Morse, Ponyo corriendo por encima de las olas… El trazo siempre a lápiz y sin ningún retoque a ordenador le da el toque final nostálgico a esta deliciosa oriental fábula universal.

***1/2

7 comentarios:

neferett dijo...

Me he visto todas las de miyazaki.. y esta no va a ser menos.. Me encanta su mundo de fantasía.

neferett dijo...

Por cierto.. como has habilitado el contador de los comentarios? Como lo haces? con alguna herramienta de blogger?
Saludos desde Elche.

Blanch dijo...

Hola! Pues lo encontré en este blog, mira te dejo el link de la herramienta:

http://oloblogger.blogspot.com/2008/12/mostrar-el-numero-de-entradas-y_02.html


Un saludo! Espero que te sirva.

neferett dijo...

Gracias! Si me ha valido.

Cachetoni dijo...

Los dibujos son muy bonitos!! al final voy a kerer verla!!!

Daphne dijo...

Yo también soy una fan confesa de Miyazaki, aunque debo confesar que ésta aún no la he podido ver.
Si quieres iniciarte en su filmografía, te recomiendo que hagas una pequeña selección, pues tiene películas maravillosas y otras algo más flojas que suelen llevar el nombre del estudio pero que no fueron realizadas por él en persona. ¿Y no has visto El castillo ambulante?
Te la recomiendo ;-)

Blanch dijo...

Ok! Recomendación apuntada. Por lo pronto las primeras que veré serán El castillo ambulante y La princesa Mononoke. Me han hablado bien de otras como Cuentos de terramar, no sé si es del mismo estudio. Tendré que ponerme a ello.

Otro saludo!!