21/12/07

Haz caso a la advertencia... no entres en la 1408...



1408 es una revindicación del viejo cine de terror psicológico, aquel que se basa en un espacio reducido y en golpes de efecto que obvian la sangre para mantener al espectador aterrado. Lamentablemente esta propuesta consigue lo contrario a sus propósitos: bostezos en vez de sustos.




Y es que la película no llega a pisar tierra firme, la mayor parte se desarrolla en una habitación de hotel realmente inquietante, cierto, pero los acontecimientos que se producen en ella son aleatorios y carentes de la fuerza suficiente como para mantener aferrado al espectador a la butaca. Al poco tiempo la película se vuelve cansina y repetitiva, el interés también se va perdiendo.




Lo único salvable de la película es John Cusack, que realiza una esmerada interpretación que se agradece especialmente al ser el absoluto protagonista de la cinta, ya que casi todo el tiempo está sólo en la pantalla (la aparición de Samuel L. Jackson es anecdótica). Pero por mucho esfuerzo que haga un actor, si los demás elementos no acompañan el resultado no llega a ser muy diferente.




1408 acaba siendo un cruce del videojuego Silent Hill 4: The Room con el programa Cuarto Milenio, y la sensación que deja es total indiferencia. Si quieren pasar un mal rato de verdad hay otras opciones en la cartelera mucho más interesantes, como la ejemplar [REC] e incluso Habitación sin salida.

**