26/11/13

Cautivos del mal

Poster Prisioners

Dir.: Denis Villeneuve
Int.: Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal, Paul Dano, Terrence Howard, Viola Davis, Maria Bello, Melissa Leo
¿De qué va?: Keller Dover se enfrenta a la peor pesadilla de cualquier padre: Anna, su hija de 6 años, ha desaparecido con su amiga Joy, y a medida que pasa el tiempo, el pánico lo va dominando. Mientras la policía va siguiendo pistas que parecen no conducir a ninguna parte y el principal sospechoso es puesto en libertad, Keller decide tomar las riendas del asunto para encontrar a su hija, cueste lo que cueste.

Reseña: Hace unos cuatro años que se empezó a gestar Prisoners, cuando su guión, escrito por Aaron Guzikowski, fue rescatado de la Black List de mejores libretos sin producir que rondan por Hollywood. La vendían como un thriller que revolucionaría el género, a la altura de Seven y El silencio de los corderos. Mark Wahlberg, Christian Bale y Leonardo DiCaprio fueron algunos de los actores que se barajaron para protagonizarla, mientras que Bryan Singer y Antoine Fuqua también sonaron para encargarse de su dirección. Cuando ya estaba a punto de caer en el olvido, el proyecto por fin se puso en marcha con la contratación del canadiense Denis Villeneuve, en su primera producción hollywoodiense tras destacar con la nominada al Oscar Incendies. Podríamos decir que la película esperó hasta caer en las manos adecuadas.

Prisioneros

Alegar que Prisioneros marca un punto de inflexión en el género del thriller puede ser un tanto prematuro; habrá que ver cómo sobrevive al paso del tiempo, pero sí que podemos afirmar rotundamente que estamos ante una modélica película de suspense que demuestra que aún se puede hacer cine de calidad y adulto en la Meca del Cine. El guión mantiene un ajustado equilibrio entre la investigación policial y el drama humano, montando un puzzle que va cobrando sentido con cada pista, giro y nuevo dato que se va desvelando, al tiempo que nos muestra las devastadoras secuelas que la desaparición de las niñas deja en las dos familias. En su labor como director, Villeneuve crea un ambiente tenso, gélido y descorazonador, dirige a los actores de forma fantástica y dota de ritmo a la historia, con lo que consigue que las dos horas y media que dura el filme no pesen en ningún momento, lo que siempre es muy buena señal.

PRISONERS

El reparto, compuesto por actores de calidad contrastada, contribuye a que la tragedia y la tensión estén candentes a lo largo de toda la trama. Las aportaciones secundarias de Viola Davis, Maria Bello, Terrence Howard, Paul Dano y Melissa Leo son muy valiosas, pero el filme pertenece a Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal, en las que probablemente sean las mejores interpretaciones de sus carreras. El primero resulta muy creíble como padre angustiado y obcecado que cruza la línea ética para proteger a su familia, y tiene una escena en la que se le quiebra la voz en una sala de interrogatorios que es de las que vienen con Oscar incluido. Por su parte, Gyllenhaal está fantástico en una interpretación contenida dando vida a un policía infalible que se enfrenta por primera vez a un caso que le pone contra las cuerdas; un papel difícil y menos agradecido que el de Jackman al que el protagonista de Donnie Darko le saca el máximo partido posible.

Prisioneros2

Los prisioneros a los que alude el título de la película son todos los protagonistas de la trama, por diferentes motivos: los hay que son prisioneros en espacios cerrados, pero otros son presos de sus convicciones, otros de sus temores, de su temperamento, de sus traumas, de los remordimientos… En resumen, de lo peor que se puede sacar del ser humano. También hay implícita una lectura sobre la actuación de Estados Unidos en la Guerra de Irak a través del comportamiento del personaje de Hugh Jackman y otros tantos mensajes entre líneas, pero para percatarse de todo habría  que visionar una vez más  este filme desasosegante, turbio e impactante que reúne todos los ingredientes para trascender. Que lo haga o no, ya lo veremos dentro de otros cuatro años.

8/10