20/11/13

Carrie, sin amigos en Facebook

Poster Carrie

Dir.: Kimberly Peirce
Int.: Chloë Grace Moretz, Julianne Moore, Judy Greer, Gabriella Wilde, Portia Doubleday, Ansel Elgort, Alex Russell
¿De qué va?: Carrie White es una tímida adolescente que vive con su madre, una fanática religiosa, y que es objeto de burlas constantes de sus compañeros de instituto. Cuando, en las duchas del gimnasio, la chica sufre un ataque de histeria al tener su primera menstruación, a una de sus compañeras se le ocurre gastarle una broma macabra durante el baile de graduación. Lo que todos ignoran es que Carrie posee poderes telequinéticos…

Reseña: Cuando se anunció el remake de Carrie su directora, Kimberly Peirce, aseguró que no se trataba de una nueva versión del filme de Brian De Palma, sino de una reinterpretación de la que fue la primera novela que se publicó de Stephen King. Perfecto entonces; bien es sabido que en la mayoría de las ocasiones los remakes se limitan a cumplir dos funciones: 1. Hacer caja y 2. Acercar historias a un público mayoritariamente joven que se niega a ver películas con más de tres años de antigüedad y que estén en otro idioma. Pues a pesar de todas las promesas, esta Carrie del siglo XXI es un remake en estado puro, o lo que es lo mismo, ni supera al original ni justifica su existencia.

Carrie3

La principal novedad radica en que, al estar ambientada en la actualidad, Internet y la telefonía móvil juegan un papel importante en la trama, trayendo a colación el grave asunto del acoso escolar y su propagación en las redes sociales. No está mal, pero tampoco se incide mucho en este aspecto. En cambio, sí que se presta especial atención al despertar de los poderes de Carrie y en el uso (y abuso) que hace de ellos. En la película de De Palma no se enfatizaban tanto como aquí, donde los utiliza incluso para coser, y siento empezar ya con las comparaciones pero resulta inevitable, puesto que el filme bebe directamente de la fuente de su antecesora, con diálogos clavados y escenas calcadas, incluso aquellas que no formaban parte de la novela. Así que de reinterpretación… poca cosa.

Carrie2

En cuanto a la protagonista, a pesar de los esfuerzos de Chloë Grace Moretz, me cuesta creérmela como marginada social y objeto de burla del instituto con lo atractiva que es, sobre todo si la comparamos con sus compañeras de clase, que parecen salidas de Jersey Shore. Mucho más miedo da Julianne Moore como su madre fanática, un personaje que ha salido ganando en esta versión al concederle más espacio y una nueva afición a la automutilación. De todas formas, la relación de madre e hija está tratada de la misma manera que en el filme precedente, y el único cambio sustancial en cuanto a personajes reside en la importancia que se le da ahora a Sue, la chica que se compadece de Carrie. Sin embargo, no sólo su presencia resulta molesta sino que, a diferencia de la cinta de De Palma, sus intenciones quedan bastante claras desde el principio, por lo que se pierde gran parte del suspense.

Carrie

Julianne Moore aparte, el mayor aliciente de esta Carrie es el famoso momento del baile de graduación, pues la venganza de la joven hacia sus compañeros resulta mucho más explícita, sangrienta y cruel que la de la anterior versión. Habrá quien prefiera lo contrario, pero en mi caso, estuve esperando toda la película a ver cómo moría esa panda de insufribles adolescentes, y puedo decir que la espera mereció la pena. En conclusión, Carrie es poco más que una actualización pasable y con escasa inventiva del filme protagonizado por Sissy Spacek, quien por cierto daba mucho más el pego y resultaba más terrorífica que su sucesora en el baño de sangre. 

5/10